Los nostálgicos contra Garzón


Imagen tomada de Público

Esta imagen pertenece a un homenaje fascista que tuvo lugar ayer en Madrid. Vulnera claramente el artículo 15 de la Ley de la Memoria Histórica. De charanga y pandereta….

Como también es de charanga y pandereta el proceso exprés que el Tribunal Supremo ha iniciado contra Baltasar Garzón. La sombra de los “manos limpias” y demás nostálgicos del pollo es muy larga todavía en este país. No van a dejar que Garzón se salga con la suya y encuentre a los desaparecidos de la Guerra Civil. La dictadura franquista es intocable. Pero todavía no han ganado la batalla.

Ayer se publicó y difundió en la red el Manifiesto por la Justicia de Garzón, que puedes firmar en su misma página web. También puedes apoyarlo en Facebook. Este es el texto íntegro del Manifiesto:

El juez Baltasar Garzón ha ejercido una justicia de forma continuada y valiente durante veinte años en la Audiencia Nacional, comprometida con la defensa de los derechos humanos en España y en el mundo contra dictadores, terroristas, corruptos y enemigos de la democracia.

El juez Baltasar Garzón ha sido uno de los  principales promotores del desarrollo en España del principio de Justicia Universal.

El juez Baltasar Garzón es víctima de una campaña promovida por sectores de extrema derecha, Falange Española y Manos Limpias, con una sorprendente connivencia de algunos sectores progresistas.

El proceso contra el juez Baltasar Garzón es en realidad un juicio sumario contra los defensores de la Democracia, la Justicia y los Derechos Humanos y a favor de la impunidad de crímenes muy graves de carácter internacional.

El juez Baltasar Garzón está siendo juzgado por una sala del Tribunal Supremo en la que la mayoría de sus miembros juraron lealtad al Movimiento Nacional del franquismo.

Una sentencia adversa al juez Baltasar Garzón, tras agotar las instancias judiciales españolas, acabaría probablemente con una superior sentencia condenatoria del Tribunal Europeo de Derechos Humanos contra el Estado español.

El juez Baltasar Garzón representa el modelo de justicia basado en la defensa de los Derechos Humanos conforme con su Derecho Internacional que millones de ciudadanos y víctimas reclaman en todo el mundo.

Ya en 2008 el Comité de Derechos Humanos de las Naciones Unidas recomendó al Estado español la derogación de la preconstitucional Ley de Amnistía de 1977.

Este caso vuelve a demostrar la necesidad de la Justicia Internacional. Incluso España, el país que intentó procesar al dictador Pinochet, es incapaz de juzgar su propia dictadura. Y  quien lo intenta, es juzgado por ello.

Los apoyos al juez ante este absurdo proceso van ganado terreno. Varios artistas e intelectuales también se están movilizando.

About these ads

Acerca de mercè

documentalista, bloguera, socialista y socrática convencida
Esta entrada fue publicada en guerra civil, historia, justicia y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Los nostálgicos contra Garzón

  1. Bueno, tampoco hay que pasarse. El que ha escrito ese manifiesto, aparte de ser un pelota desvergonzado, da muestras de poseer una ingenuidad verdaderamente colosal. Garzón es uno de los magistrados que más ha contribuido al descrédito de la justicia en España. Todo lo que él hace es por su propia imagen, nunca por la comunidad. Instruye unos procesos que son una birria, coquetea con el poder, caza animales con cuernos y termina portándose siempre como un rinoceronte en una tienda de loza. De él solo se puede se puede decir una cosa: la justicia no debe ser asi.

    Con esta iniciativa de Facebook nos encontramos una vez más ante la típica pieza de desinformación progresista. Se trata, como siempre, de buscar noticias de chichinabo que disimulen la precaria situación del gobierno y justifiquen el fracaso del propio hacer. ¿Para qué ha servido tanta memoria histórica en los últimos años? Yo no veo que se hayan desenterrado muchos restos humanos. Ni siquiera han sido capaces de encontrar el cuerpo de Federico García Lorca. Paradójicamente los únicos huesos que se están recuperando -y no precisamente con el patrocinio del gobierno- son los de la fosa de Camuñas.

    Asi que: ¡anda y que le zurzan a ese majadero de Balty y a los zascandiles que le jalean en Facebook!

  2. Basseta dijo:

    El problema en torno al Juez Garzón no es ideológico, no es una cuestión de ser facha o rojo, de derechas o de izquierdas. El único pecado que ha cometido el Juez ha sido TRABAJAR, cumplir con su obligación y demostrar que se gana el sueldo que le paga el Estado. En un país donde muchos funcionarios y autoridades medran para vivir del cuento sin dar un palo al agua, Garzón se empeña en cumplir con su deber. A veces pienso que la verdadera utopía está en aspirar a un Estado de Derecho de verdad.

    • Pilomorfo dijo:

      Ya, trabajar y llevarse el dinero del Banco de Santarder para montar cursos en EEUU, y posteriormente no admitir a tramite una querella contra estos.

      Si eso es “cumplir con su obligación”, apaga y vámonos.

  3. Que el juez Garzón ha trabajado nadie lo pone en tela de juicio: ha trabajado para su propia imagen, para sus amigos políticos y probablemente también para el Banco de Santander. Ha trabajado para todo el mundo menos para la justicia española. No se entiende cómo todavía hay tanta gente que le justifica y le ríe las gracias.

    Y en cuanto a que le hayan parado los pies en este momento tampoco es casualidad. El verdadero asunto es el fracaso de la Ley de Memoria Histórica, que ha producido efectos contrarios a los que se esperaba y ha hecho que al gobierno le salga el tiro por la culata. Si creéis que me lo invento echad un vistazo a cualquier noticia que tenga que ver con la fosa de Camuñas.

    Los que se lamentan por la defenestración de Don Baltasar deberían reflexionar sobre lo que podría haber pasado en la circunstancia de salir adelante su proceso contra el franquismo: que habrían tenido que sentar sobre el banquillo a cuatro falangistas decrépitos que aun viven, en uno de los procesos más grotescos de toda la historia de la nación, para cargarles con la responsabilidad de la Guerra Civil, la represión, la dictadura y demás.

    Pero al hacerlo habría quedado al descubierto el juego no solo del presente gobierno de España, sino de todos los que le preceden y de la clase política en general. Porque no nos engañemos, en la Transición Democrática de lo que se trataba no era de crear en España ese estado de derecho por el que suspira el Sr. Basseta. El business fue el reparto de la herencia del franquismo.

    En una herencia, como bien sabe todo el que haya sido beneficiario de algún testamento, hay activos y pasivos: no solo heredas el dinero del muerto, sino también sus deudas. Y de este modo en España unos heredaron los activos: el dinero, el poder, el control de la administración y la jefatura del estado. Otros, un grupito de republicanos idealistas y recalcitrantes, se quedaron sin nada. Y finalmente al resto se le quiso encasquetar los pasivos, haciéndoles responsables de la Guerra Civil, el Valle de los Caídos, el fusilamiento de Grimau y las sentencias de muerte que el Caudillo firmaba durante la pausa del café.

    A comienzos del siglo XXI todavía sigue habiendo intentos de adjudicar esta herencia -que por supuesto no querría nadie en su sano juicio- al Partido Popular, pero el PSOE (uno de los principales beneficiarios de los activos, junto con el Grupo Prisa y, por supuesto, S.M. el Rey) no ha tenido éxito en su empeño, por más que lo ha intentado. Rajoy y los suyos son bobos, pero no tanto como para eso. Los únicos que aceptan la parte podrida de la herencia son cuatro pringados de extrema derecha que subsisten en Madrid y en provincias criando telarañas. Si Garzón los hubiera sentado en el banquillo -¡qué más hubieran deseado ellos!-, nos lo habríamos pasado muy bien.

    Todos menos el gobierno, naturalmente. Porque eso también se le habría vuelto en contra a Zapatero, adelantando la llegada de ese punto histórico de inflexión en el que el país, inevitablemente, habrá de bascular hacia la derecha, una vez terminada la época del progresismo, tan cargado de promesas como huero en resultados tangibles.

    Amigos, hermanos, ciudadanos, españoles, compañeros de la blogprog, no me sean asi de botarates. Despierten, cáiganse del guindo, repudien a Garzón. Si no es un juez prevaricador, lo cierto es que tampoco es un buen juez. ¿Cómo puede serlo un individuo al que le gusta disparar sobre rebecos indefensos y después posa ufano escopeta en ristre sobre montones de cornamentas arrancadas a sus víctimas? Ustedes ven un heroe en este sujeto, pero a mí me repugna. Quiero que ustedes lo consideren igual que yo. Háganlo.

  4. Pingback: Los franquistas y la persecución a Garzón « opiniones

  5. Pingback: Yo apoyo a Garzón « opiniones

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s