¡Maldita humanidad!


Según ACNUR, unas 2.500 personas, entre inmigrantes y refugiados, han muerto en lo que va de año tratando de llegar a Europa, a los que hay que añadir 200 muertos en el último naufragio frente a Libia y los 71 que perdieron la vida asfixiados y hacinados en un camión. Probablemente, por desgracia, mientras escribo este artículo el número de muertos seguirá aumentando. El pasado año murieron 3.500 personas. Según el mismo organismo, 300.000 han podido llegar a Europa este año, que no ha finalizado todavía, frente a los 219.000 que llegaron durante 2014. Es un drama que aumenta y no cesa y está dejando en evidencia a una Europa insolidaria e inhumana. Si no fuera por la ayuda de ACNUR y de otras ONG, como Médicos Sin Fronteras o Cruz Roja, esta tragedia humanitaria tendría unas dimensiones más graves todavía, si cabe.

Se trata de personas como nosotros. Huyen de la guerra, del hambre, de una vida de miseria, de violaciones de los derechos humanos. Muchas de ellas llevan a sus hijos colgando del brazo o en su vientre y solo pretenden una vida digna para ellos. Esta es la mayor crisis de refugiados desde la Segunda Guerra Mundial y desde el mundo acomodado no podemos mirar hacia otro lado sin que se nos caiga la cara de vergüenza.

No puedo imaginarme cómo tiene que sentirse una persona para abandonar su hogar, su tierra, sin tener ninguna perspectiva de futuro y sin más pertenencias que lo que pueda meter deprisa y corriendo en una maleta o mochila. Se me hace un nudo en la garganta solo de pensarlo. Huyen de algo tan brutal que, imaginar cualquier otro horizonte, sea el que sea, les sirve de consuelo y les anima en su peligrosa aventura.

¿Y cómo les recibe la avanzada Europa? Con alambradas de púas, gases lacrimógenos, detenciones inhumanas en las fronteras… En Hungría les ponen una pulsera con su nacionalidad y un número para identificarlos. Como si fueran mercancía. La propia UE parece que hable de melones en lugar de personas cuando se refiere al reparto de cuotas de inmigrantes por países. Y después nos extrañamos de que crezca la xenofobia y la extrema derecha… El discurso también es muy importante y quienes ejercen una responsabilidad pública deberían mostrar más sensibilidad con los refugiados y más contundencia con los inhumanos extremistas.

Porque a Europa le está faltando sensibilidad y humanidad para afrontar esta tragedia. Está reaccionando tarde y mal. Y los principales responsables son los dirigentes de los países que forman la UE. La única forma de solucionar este grave problema, que está costando miles de vidas humanas, es querer afrontarlo de forma global y con medidas concretas, tanto en las fronteras, como en los países de origen de los refugiados. Es necesaria una estrategia conjunta de todos los países de la UE. Necesitamos una UE más humana, más social, más de izquierda. Pero esta UE está liderada por el neoliberalismo, que solo entiende de cifras y no quiere ver la vertiente humana de esta tragedia. Como escribió Bertrand Russell, “este mundo necesita mentes y corazones abiertos, y estos no pueden derivarse de rígidos sistemas ya sean viejos o nuevos”. Necesitamos más humanidad porque están muriendo seres humanos.

¡Maldita humanidad!


Artículo publicado en lavozdelsur.es

Publicado en conflictos armados, inmigración | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Funambulismo ideológico

ideologiaAlgunos están empeñados en convertir la política en una especie de macedonia desideologizada donde todo cabe con tal de arañar votos y, lo cierto, es que en cierta medida se lo hemos permitido.

En la nueva moda de descafeinarlo todo para que al final no quede nada, los nuevos filósofos de la política nos dicen ahora que lo que importa realmente son las ideas y no la ideología. ¿Cómo? ¿Ideas sin ideología? Sí, y jamón de Jabugo sin cerdo también.

Lo más curioso es que todos quieren buscar ese supuesto centrismo que, según las encuestas, es el becerro de oro que les hará triunfar. Y puede que a corto plazo sea rentable bailar la yenka de la indefinición política, pero a la larga termina pasando factura. El centro es esa entelequia que sirve de excusa para la indefinición, en una sociedad donde algunos han llevado al extremo esa modernidad líquida que preconiza Bauman.

El neoliberalismo predica desde sus inicios que la lucha de clases y eso de la izquierda y la derecha está pasado de moda. Claro que para ellos la única clase que existe es la de los ricos. Y este mensaje está calando con éxito y creando un complejo en la izquierda, una especie de burda consigna para no llamar a las cosas por su nombre. Deberíamos aprender de la derecha, que está muy orgullosa de calificarse como tal (y eso que tienen poco de lo que enorgullecerse).

En este loco funambulismo ideológico en el que nos hallamos encontramos ocurrencias veraniegas tan disparatadas como la del PP, calificando al PSOE de “extrema izquierda”, cuando ya prácticamente no les queda ni izquierda. O declaraciones como las de Teresa Rodríguez, cuando dice que le aburre la unidad de la izquierda y que lo que importa es la unidad popular. ¿Acaso hay medidas o ideología popular (del pueblo), que no sean de izquierda? Y lo mismo se puede aplicar a la recién creada plataforma Ahora en Común, donde algunos se manifiestan claramente de izquierda y al mismo tiempo te dicen que eso es mejor no decirlo por el bien de la unidad.

Complejos y más complejos. Dejémonos de tonterías y llamemos a las cosas por su nombre. Sin duda, la mayoría nos agradecerá que les hablemos de forma clara, sincera y sin complejos. Por cierto, yo soy de izquierda y lo digo con orgullo.

Artículo publicado en lavozdelsur.es

Publicado en política | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Intolerable. Es VIOLENCIA MACHISTA

  
En mi muro de Facebook

https://www.facebook.com/merce.perello/posts/10153457375337357

Publicado en machismo | Etiquetado , | 1 Comentario

Un breve paréntesis

Publicado en música, personal | Etiquetado , , | Deja un comentario

Podemos solo no puede, es necesaria la unidad de la izquierda 

  
Reflexión en mi muro de Facebook 

https://www.facebook.com/merce.perello/posts/10153428065217357?pnref=story

Publicado en política | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Sobre Catalunya: ni independentista, ni españolista 

Una reflexión en mi muro de Facebook

Soy catalana y española. No soy independentista, ni catalanista, ni españolista. No tengo demasiado apego a himnos o…

Posted by Mercè Perelló Coderch on Domingo, 26 de julio de 2015

https://www.facebook.com/merce.perello/posts/10153419643897357?pnref=story

Publicado en política | Etiquetado , , , | 1 Comentario

Confluencia y unidad desde la izquierda ante el eje neoliberal

La derecha y la izquierda existen desde siempre, por mucho que algunos se empeñen en seguir bailando la Yenka. No es casualidad que partidos que se suponen de izquierda pierdan a la gente por ese mismo lado: la izquierda. Con ello lo que consiguen es descafeinarse ideológicamente y convertirse en amalgamas donde cabe todo. Lo estamos comprobando en el PSOE con su vergonzosa postura ante la crisis griega o su apoyo y constantes contradicciones frente al TTIP.

No es tiempo de ambigüedades ni de medias tintas. Es tiempo de hablar claro y posicionarse. Hay cosas que no pueden defenderse de forma coherente y sin traicionar los principios de igualdad y solidaridad que defendemos desde la izquierda. Por ese motivo abandoné el PSOE hace una semana. Hay mucha gente de izquierda que no se siente representada por ningún partido, pero queremos la unidad para propiciar gobiernos sociales. Con esa unidad es como se ha conseguido desalojar a la derecha en varios ayuntamientos y comunidades autónomas en las pasadas elecciones.

Ese fue el origen y es la razón de ser de Somos Izquierda desde que nació hace seis meses, trabajar por la unidad de todos los partidos y personas de izquierda, por encima de siglas y personalismos. Somos Izquierda es un claro ejemplo de que es posible la confluencia entre personas de distintos partidos y gente que no milita en ninguno, si se tiene un objetivo común. La recién creada plataforma Ahora en Común también pide la confluencia y la unidad de todos. Se está conformando una importante mayoría social que quiere la confluencia con procesos participativos y dejando las marcas fuera. Es la única forma de conseguir derrotar al eje neoliberal que se está formando en el centro-derecha del espectro ideológico con el PP, Ciudadanos y probablemente el PSOE.

Quienes no apuesten por esa confluencia de todos estarán haciéndole un favor a ese eje neoliberal, directa o indirectamente, les guste o no. Los mercados, la troika, el TTIP…, actúan como un pegamento para mantener unidos a los neoliberales. Son muchos intereses los que están en juego. Si queremos derrotarlos y cambiar el orden social lo tendremos que hacer todos juntos. Y cuanto antes nos demos cuenta mejor para todos, sobre todo para las clases más desfavorecidas de la sociedad, esas que a la derecha le importan muy poco. Mientras existan clases sociales existirá la izquierda y la derecha. Tu eliges.

Artículo publicado en Publicoscopia

Publicado en participación, política | Etiquetado , , , , | Deja un comentario