¿Nos importa la unidad de la izquierda o liderar el chiringuito?

Las declaraciones ayer de Anguita en plena campaña andaluza son excluyentes y no buscan la unidad de la izquierda sino sentar cátedra. No es el único referente político de izquierda que le hace un flaco favor a la izquierda, valga la redundancia. Recientemente Felipe González instaba a una coalición entre el PSOE y el PP, “si el país lo necesita”. ¡Toma ya! Anguita-González, González-Anguita, tanto monta, monta tanto.

La unidad de la izquierda solo se conseguirá por encima de siglas y egos. Eso es precisamente lo que defendemos y la razón de ser de la plataforma Somos Izquierda, donde personas de distintos partidos y organizaciones sociales colaboramos de forma horizontal para hacerlo posible. Necesitamos más humildad y menos discursos megalómanos como el de ayer de Anguita, quien dijo literalmente “La izquierda no es hablar con el PSOE, los nuestros son otros”. ¿Quiénes son los nuestros? ¿La verdadera izquierda? ¿La de pura sangre?

En todos los partidos de izquierda, y esto lo estamos comprobando día a día en Somos Izquierda, hay personas que defienden las ideas de izquierda por encima de las consignas o argumentarios de sus respectivos aparatos. Somos personas críticas y no dudamos en anteponer nuestras convicciones al papanatismo fanático hacia ningún líder o referente. No hay nadie intocable, ni Felipe González, ni Julio Anguita, ni nadie que haga declaraciones que van en sentido contrario a la necesaria unidad de la izquierda.

En Madrid estamos asistiendo al lamentable espectáculo de la división de la izquierda, por culpa de egos y protagonismos varios. Y lo peor de todo es que ello nos abocará irremediablemente a un nuevo triunfo de la derecha. Pero eso sí, algunos seguirán manteniendo que son de la izquierda verdadera… ¿De que nos sirve llevar la izquierda en el ADN si no somos capaces de unirnos para derrotar a la derecha? Mientras no entendamos eso la izquierda seguirá dividida.

Artículo publicado en Publicoscopia 


Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Política sin políticos

Puede parecer un oxímoron pero es una realidad. La política está tan contaminada que necesita outsiders para que la gente siga teniendo fe en los partidos y en su capacidad para cambiar la sociedad.

Tenemos dos claros ejemplos de cómo la política busca humanizarse desesperadamente para conectar con la ciudadanía. Una ciudadanía hastiada y asqueada ante los vicios y corruptelas de la política. Ambos ejemplos se encuentran en la izquierda porque la derecha va por libre con sus imposiciones y falta de democracia. Por un lado, el PSOE ha apostado por Ángel Gabilondo, alguien sin carnet socialista, como candidato a la presidencia de la Comunidad de Madrid. Es cierto que Gabilondo fue ministro, no es del todo nuevo en esto, pero es un profesor y un filósofo, un humanista. Hasta cuando fue ministro tenía otras formas distintas a lo que estamos acostumbrados a ver y tras su periplo en el gobierno del PSOE volvió a su Universidad.

Por otro lado, Izquierda Unida ha buscado a un poeta y también profesor, Luis García Montero, como candidato en la misma contienda electoral. Otro humanista. García Montero ha aceptado casi pidiendo perdón, humilde y sincero. Esta mañana le escuchaba en un programa de televisión hablar de política sin los típicos chascarrillos a los que nos tienen acostumbrados los políticos profesionales. De forma fresca y natural, sin tirar del argumentario oficial. Puede que con el tiempo adquiera los mismos vicios, pero de momento da gusto escucharle.

También Gabilondo ha prometido que durante la campaña no va a descalificar a ningún adversario, algo bastante común en nuestro país, y parece que mucho más fácil y recurrido que explicar propuestas propias.

Paradójicamente los partidos, sus cúpulas, han sido al mismo tiempo causa y efecto para entender esta nueva moda de política sin políticos “profesionales”.

Los partidos no han sido ejemplares en sus distintos procesos de elección de candidaturas y ha primado el enchufismo y el peloteo por encima de la capacidad personal. Han aplicado el Principio de Peter a rajatabla y la muestra es la mediocridad que nos encontramos en las cúpulas y aparatos. Si a esto sumamos los casos de corrupción que las oligarquías establecidas han favorecido, ya tenemos la explicación de la gran desafección ciudadana que existe hacia la política y los políticos. Realmente es para vomitar.

No solo la ciudadanía pide savia nueva y gente no contaminada, sino que son los propios partidos los que buscan desesperadamente fuera de su ámbito conocido para tratar de salvar los muebles.

Pero los aparatos y las cúpulas de los partidos son los responsables directos de esa gran desafección y de que partidos como Podemos hayan surgido y crecido de forma espectacular. Se lo han puesto muy fácil. Si los partidos dieran voz a su militancia, a sus bases, para participar de forma transparente y abierta en procesos democráticos ahora no estaríamos como estamos. La propia designación de Gabilondo ha sido cuestionada por muchos militantes socialistas, entre ellos quien escribe este artículo, por no realizarse mediante un proceso de primarias. Al margen de que un candidato pueda ser bueno o no, lo que de verdad le legítima es el proceso por el que ha sido elegido. No hace falta irse fuera a buscar candidatos, los hay muy válidos dentro de los partidos, pero hay que darles voz y oportunidades y eso solo se conseguirá si anteponemos los procesos democráticos a los designios.

Artículo que me publican en Publicoscopia

Publicado en participación, política | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

¿Miedo a la democracia? Otra oportunidad perdida

Es descorazonador ver el espectáculo que el PSOE está ofreciendo en Madrid. Y si constatamos el nivel de ambos bandos de la disputa todavía es más penoso. Por una parte, Ferraz, actuando tarde y mal sobre un problema que debía haber atajado en octubre, como muchos militantes pedíamos. En la otra parte, los denominados “tomasistas”, que ahora piden primarias abiertas pero que hace muy poco se tragaron las primarias a la carta de su líder, sin cuestionarlas.

Unos, la actual gestora (liderada por personas más que amortizadas en el PSOE), y otros, los de Tomás, tienen y han tenido miedo a las primarias abiertas, a la participación de la militancia para escoger al candidato o candidata. Ahora y antes. Ni unos ni los otros tienen credibilidad para hablar de procesos abiertos sin resultar sospechosos de oportunismo.

Resulta conmovedor y patético al mismo tiempo ver los trabalenguas que lanzan desde Ferraz intentando explicar el proceso que se va a seguir en las agrupaciones para la selección del candidato. Y el culmen es cuando nos dicen que es prácticamente lo mismo que celebrar primarias… ¡Pues si es lo mismo háganse primarias!

A mi me da igual quien se presente, que Gabilondo sea un gran candidato (algo que no niego), que las primarias las pida Fulanito o Menganita… Lo importante aquí y lo que nos quieren hurtar, con la excusa de que no hay tiempo, es el proceso. El único proceso de verdad democrático y participativo son las primarias abiertas. Esas que Tomás Gómez prometió para después cerrar con candado. Todo lo demás, lo llamen como lo llamen y lo envuelvan como lo envuelvan desde Ferraz, será poner un candidato desde arriba.

Me decía hoy alguien en Twitter que cuando existe un buen candidato (en alusión a Gabilondo), hay que apartarse. Me he quedado alucinada. Es al revés, cualquier candidato, o candidata, por bueno que sea, debería apartarse y dejar paso a un proceso abierto y participativo que sirva para refrendarlo ante la militancia y la ciudadanía. Si no es así, ese futuro candidato o candidata tendrá los pies de barro y volveremos a las andadas.

Parece que en el PSOE hay miedo a la democracia y volveremos a perder otra oportunidad. Una lastima.

Artículo publicado en Publicoscopia

Publicado en política | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Nueve años con mi blog

IMG_1298-0
El nueve es mi numero favorito, tal vez porque nací un 9 del 9… No sé, el caso es que hoy se cumplen nueve años desde que escribí mi primera entrada en este blog y me hace ilusión recordarlo. Sigo pensando lo mismo que cuando empecé, no creo en la objetividad, y tampoco me creo a los que se creen en posesión de la verdad absoluta. Siempre hay algo nuevo que aprender.
Gracias por seguir ahí.

Publicado en personal | Etiquetado , | Deja un comentario

Nace “Somos Izquierda” @SomosIZQ

SOMOS-IZQUIERDA-calidadHoy nace “Somos Izquierda”. Un proyecto horizontal que pretende la unidad de la izquierda más allá de siglas, de partidos y de personalismos. Y para ello es necesario tener muy claro que somos de izquierda y exigimos políticas de izquierda que nos devuelvan la dignidad social. Queremos huir de enfrentamientos estériles entre quienes defendemos las mismas causas, porque solo nos perjudican y benefician a la derecha. Por eso aquí nos unimos personas de distintos partidos y organizaciones, porque creemos que tenemos que esforzarnos para que la Izquierda recupere el espacio que jamás debió perder.


Manifiesto Somos Izquierda

La derecha española, que lleva dominando nuestro país desde hace ya demasiado tiempo (ya sea gobernando o en la sombra) siempre ha fortalecido su poder enfrentándonos a los que somos de izquierdas, los unos contra los otros. Siguiendo la máxima militar “divide y vencerás”, la derecha siempre ha intentado que nos destruyamos entre nosotros mismos avivando nuestras disputas internas. ¡Tú, comunista, eres un maldito estalinista! ¡Tú sociata, nos vendiste al capitalismo! ¡Tú feminazi, tu guerra no es lucha de clases! ¡Tú pijoprogre, te alejas de la revolución! ¿Te suena verdad? Siempre lo mismo, años y años de tirarnos los trastos a la cabeza unos a otros, poniéndonos a parir, mientras la derecha se relame de gusto viendo nuestras disputas y divisiones sectarias. ¿No estás un poco harto ya? Nos han intentado dividir siempre, tanto los conservadores como en ciertas ocasiones las cúpulas de nuestros propios partidos, tantas veces compradas por los poderosos. ¿Pero sabes por qué? Porque nos temen, porque nos tienen miedo. Porque no hay cosa que la derecha tema más que un frente popular. Por eso tiemblan cada vez que escuchan esas dos palabras. ¿Y por qué? Porque somos izquierda.

Y es que hay algo muchísimo más importante que las siglas de nuestro carnet, el color de nuestra bandera o el nombre del líder de nuestro partido: nuestras comunes ideas de izquierdas. Ideas de amplio espectro como la libertad, la igualdad, la justicia, la solidaridad y el progreso. Ideas tan hermosas y eternas por las que nuestros abuelos dieron su sudor en la lucha política y hasta su sangre en el campo de batalla. Ideas que no envejecen, porque siempre serán la aspiración de nuestro ideal ciudadano: que todos podamos vivir dignamente en igualdad, sin que haya explotadores ni explotados. ¿Hay alguna persona aquí presente que pueda renunciar a ello? Ninguna. ¿Por qué? Porque somos izquierda.

Y de esta gran idea central emanan todas las demás, como distintas ramas floridas que embellecen y fortalecen un mismo tronco. El socialismo, el ecologismo, el comunismo, el anarquismo, el feminismo, el pacifismo, el igualitarismo, el patriotismo progresista o la doctrina social cristiana son distintas ideologías, todas igual de respetables y decisivas, que nos llevan a la defensa de las conquistas sociales, la lucha por una educación y una sanidad pública, la resistencia frente a los desahucios, la conciencia de género, el combate contra la austeridad o a la defensa de nuestra soberanía frente a los poderes financieros transnacionales. Toda esta diversidad no nos divide y enfrenta, sino que nos enriquece y complementa, porque por encima de todo, tenemos bien claro quién es el enemigo: la derecha. ¿Por qué? Porque somos izquierda.

Y hace unos días en Grecia (la cuna de la democracia) ha llegado al fin la esperanza para todos los que nos consideramos de izquierdas en el mediterráneo. Syriza, una coalición de más de diez partidos y apoyada por infinidad de plataformas sociales y agrupaciones ciudadanas, ha demostrado que se le puede ganar la batalla al enemigo, a pesar de su poderosa maquinaria de poder. Podemos ganar también en España si todos los que somos de izquierdas dejamos de enfrentarnos, cooperamos juntos y fijamos el punto de mira en donde lo tenemos que fijar: la derrota definitiva de la derecha. Esa derecha rancia, conservadora y autoritaria que nos miente, nos roba y nos engaña, y junto a ella, toda esa corte financiera siniestra que la sostiene en el poder. Los ciudadanos españoles llevamos ya años siendo despreciados, maltratados y humillados por estos dirigentes incompetentes, que se aferran al poder aprovechando nuestra división, pasividad y desánimo. Por eso tienen tanto miedo a nuestro despertar y a nuestra unión, porque saben que somos más, y que siempre seremos muchos más. ¿Por qué? Porque somos izquierda.

Y los de izquierdas ante todo somos multicolores. Somos rojos como el sindicalismo y la lucha de clases, verdes como la ecología y la defensa de la educación pública, morados como el feminismo y la lucha por la república, amarillos como la conciencia en favor de los derechos humanos y el combate contra la impunidad, y también blancos, como la apuesta por la sanidad pública y el derecho a la salud sea cual sea nuestro nivel económico. Y no tenemos ningún problema en entrelazar todos estos dedos de distinto color en una sola mano. Nuestra amplia gama de colores será a partir de ahora siempre nuestra fortaleza, nunca más nuestra debilidad. ¿Por qué? Porque somos izquierda.

Pongamos entonces en valor todo lo que nos une, que es muchísimo, y olvidemos todo aquello que nos separa, que es poquísimo. Militantes y simpatizantes de todas las formaciones políticas de izquierdas, miembros de las plataformas civiles, de las mareas ciudadanas, sindicalistas, integrantes del mundo de la cultura, personas independientes: unámonos todos en un frente común y plantémosle cara de una vez por todas a la derecha, porque sino, nos comerán con todo su poder. Así que no es momento de avivar enemistades, sino de recordar que un solo ideal nos une a todos. Ha llegado la hora de pasar página de todas nuestras rencillas del pasado y navegar juntos hacia la victoria final. El barco de la izquierda mediterránea ha salido de Grecia, y el próximo puerto es España. No te quedes en tierra, sube a bordo con nosotros y súmate al cambio. ¡Somos ciudadanía, somos mayoría, ¡SOMOS IZQUIERDA!

Puedes descargarte el Manifiesto


Nos puedes seguir en Twitter @SomosIZQ

Y en nuestra página de Facebook Somos Izquierda

Publicado en participación, política | Etiquetado , , , | 2 comentarios

Objetivo: que la derecha no gobierne. ¿Nos entendemos?

tuit-ErrejonQuienes me seguís a través de las redes sociales sabéis que soy muy crítica con Podemos y con algunos de sus dirigentes. Sobre todo con la interesada ambigüedad ideológica que practican para pescar votos en todas partes. Sin ir más lejos Pablo Iglesias me bloqueó en Twitter solo por decir que me parecían mal unas manifestaciones suyas.

Tengo amigos aquí en Jerez, ex compañeros del PSOE, que están ahora en Podemos. Y son claramente de izquierda. Algunos  fueron expulsados del PSOE por su coherencia y su voluntad de hacer las cosas bien. Otros lo han dejado voluntariamente, tras constatar con tristeza que no podían seguir apoyando un partido donde triunfan quienes callan y miran para otro lado. Y son muchos socialistas, por desgracia, los que están abandonando el PSOE. Personalmente creo más en las personas que en las siglas. Si la mayoría tenemos una clara voluntad de cambiar las cosas lo haremos, sea desde el partido que sea.

La invitación que hizo Errejón ayer, a través de Twitter, a que los socialistas nos unamos a la marcha del 31 de enero, creo que es algo positivo que no debemos desaprovechar. Soy la primera que vio en esta convocatoria de Podemos una concentración para mayor gloria de esta formación, una demostración de fuerza. Y en cierto modo también lo será. Pero precisamente por eso tenemos que acudir también desde otras fuerzas de izquierda. La calle es de todos pero ahora mismo no todos los partidos tienen el mismo poder de convicción o la misma autoridad moral para pedir el cambio. El PSOE ha hecho muchas cosas mal y somos muchos quienes desde dentro llevamos tiempo diciéndolo. En Izquierda Socialista mantenemos un espíritu crítico y no siempre estamos de acuerdo con la postura oficial del partido.

Los recortes sociales, el constante ataque al Estado del Bienestar y los derechos civiles que está perpetrando este gobierno del PP hace que sea imprescindible que hagamos todos los esfuerzos posibles para echarlos del gobierno. Y por eso tenemos que entendernos todas las fuerzas políticas de izquierda. Porque por mucho que Podemos juegue a la ambigüedad, sus propuestas son claramente de izquierda. La mayoría de la militancia del PSOE, no solo quienes estamos en Izquierda Socialista, quiere un pacto de izquierda y no quieren ni oír hablar de pactar con el PP. Si de verdad somos de izquierdas, tenemos que hacer un frente común, como pide Beatriz Talegón. La situación lo requiere con urgencia.

Pero para entendernos es necesario que nos situemos y veamos con claridad nuestros objetivos, que miremos con perspectiva, más allá de nuestro ombligo. Y también es muy necesario que sepamos quien es nuestro adversario político. Y lo digo tanto por el PSOE como por Podemos. El partido de Pablo Iglesias debería dejar de criticar de forma tan virulenta al PSOE y dejar claro que si puede evitarlo, no dejará que el PP gobierne ni una comunidad de vecinos. Por su parte, el PSOE debería dejar de ver en Podemos al enemigo número uno y centrarse en hacer todos los esfuerzos por echar al PP del gobierno.

Tenemos que abandonar filias y fobias y debemos tender nuestra mano siempre que sea para conseguir un objetivo común: que la derecha no nos gobierne. ¿Nos entendemos?

Publicado en manifestación, política | Etiquetado , , , , | 7 comentarios

No nos dejemos pisotear, porque nada lo justifica

2015/01/img_1263.jpg
Qué miedo me da escuchar la frase “cuestión de estado”. ¿Cómo es posible acordar algo con este gobierno cínico que, mientras aprueba en España la Ley Mordaza, un auténtico ataque a los derechos humanos, manda a Rajoy a París a manifestarse por las libertades civiles?
Estamos entrando en una peligrosa espiral patriótica de control, que pretende coartar nuestras libertades y prohibirnos aquellas comunicaciones que los gobiernos no pueden controlar. Cameron ha dicho que quiere prohibir Whatsapp, Face Time y iMesage… ¿Qué más?
Por supuesto que hay que erradicar el yihadismo y cualquier forma de terrorismo, pero jamás a costa de las libertades civiles. Que no nos engañen. No nos dejemos pisotear en nombre de nada, porque nada lo justifica

Publicado en derechos humanos, libertades civiles | Etiquetado , | Deja un comentario