Análisis sobre los resultados electorales del 9-M


Vicenç Navarro, con la colaboración de Marta Tur i Maria Freixanet, ha escrito un análisis detallado sobre los resultados de las pasadas elecciones generales del 9 de marzo. Como acostumbra, Navarro nos muestra en sus artículos que las cosas no son tan simples como parecen, y que su interpretación no es tan fácil como nosotros creemos. Recomiendo la lectura completa, y os copio aquí algunos fragmentos:

Las elecciones de Marzo del 2008 evidencian que, una vez más, los partidos de izquierda han ganado el voto popular y sin embargo, el gobierno que se establece no es un gobierno basado en un apoyo mayoritario de parlamentarios de partidos de izquierda. Los votos a los partidos de izquierda en las últimas elecciones son muchos más (1.486.896) que los votos a los partidos de derechas. Esto ha ocurrido en todas las elecciones a las Cortes Españolas durante el periodo democrático desde 1977 al año 2008. Las únicas excepciones fueron en 1977 y en 1979, (recién salidos de una dictadura que reprimió con gran dureza a las izquierdas que actuaban en la clandestinidad durante la dictadura) y en 2000 (cuando la abstención, predominantemente de izquierdas, alcanzó unos niveles sin precedentes).

Esta situación refleja una discriminación en contra de las izquierdas, que muestra el gran dominio de las fuerzas conservadoras durante la Transición y en el diseño del proceso electoral. Tal como han reconocido protagonistas de aquel proceso (como Herrero de Miñón, asesor del Presidente Suárez, y el ex-Presidente Calvo Sotelo), un objetivo importante del diseño electoral fue debilitar a las izquierdas y muy en especial al Partido Comunista que, habiendo liderado la lucha en contra de la dictadura, constituía la fuerza política a la cual el establishment conservador tenía mayor temor.

Tal sesgo se produce al tomar la provincia como unidad básica asignándole dos escaños como mínimo. Tal hecho da un sesgo conservador al sistema electoral, favoreciendo una sobrerepresentación de las zonas rurales poco pobladas (como son gran parte de las provincias de las CCAA de Castilla la Mancha, Castilla León, Aragón y la Rioja) a costa de las provincias urbanas progresistas más pobladas. Según este sistema un votante de Teruel tiene 3,5 veces más poder para elegir un escaño que un votante de Barcelona o Madrid.

Los costes de este gran desfase entre voto popular y representatividad parlamentaria ha tenido y continúa teniendo unos costes enormes, siendo una de las causas de la escasa confianza que la ciudadanía tiene hacia la clase política. La distancia entre lo que la población desea y lo que la población obtiene de las Cortes y del gobierno español es muy grande.

En resumen, si en España hubiera habido un sistema proporcional (que es imposible según la Constitución Española) España habría estado gobernada por una mayoría de izquierdas durante la mayoría del periodo democrático. Es importante señalar que tal sistema proporcional permitiría a una fuerza mayoritaria dentro de las izquierdas, el PSOE, aliarse con IU-ICV, un partido minoritario pero con mucha mayor representatividad parlamentaria, permitiendo el establecimiento de una mayoría estable.

Desde el enorme retraso social de España, resultado no solo de cuarenta años de dictadura sino también de un sistema democrático sesgado hacia las derechas, hasta la visión centralista y uniforme de España, habrían tenido resolución con un sistema electoral más proporcional y menos sesgado a favor de las fuerzas conservadoras. Es este sesgo el responsable del retraso social de España y de la concepción centralista y uniforme del Estado español.

El eje nacionalismo español-nacionalismos periféricos, oculta frecuentemente otro eje paralelo y distinto al anterior que es el eje centralismo versus descentralización del Estado, de manera que el primero, el centralismo, se sobrepone al nacionalismo español que tiene una concepción de España muy centralizada, mientras que la visión descentralizada del Estado, coincide pero no es idéntica a la visión nacionalista periférica. En otras palabras, todos los nacionalismos periféricos favorecen la descentralización, pero no todos los favorables a la descentralización son nacionalistas periféricos. Esta distinción raramente se hace en la concepción nacionalista española. El éxito del PP en las CCAA del centro de España se basó precisamente en enfatizar el eje nacionalista español – nacionalismos periféricos, presentando cualquier cuestionamiento de la centralización del Estado como expresión de nacionalismos periféricos y de roturas de la unidad indisoluble de España. El éxito del socialismo en la periferia se debió precisamente a cuestionar que el segundo eje centralización-descentralización fuera idéntico al eje nacionalismo español – nacionalismo periférico, tal como las derechas insistieron.

El PP ha aumentado su voto predominantemente mediante la movilización de su votante, incluyendo el abstencionista de derechas. Ahí la Iglesia Católica (que algunos han definido como el “PP en sotana”) ha jugado un papel fundamental. Ahora bien, es improbable que pueda continuar creciendo mucho más puesto que se le está agotando la cantera de votos debido a su capacidad limitada de atraer votos de otras opciones políticas. Su anticatalanismo es rentable políticamente en gran parte de España pero tiene sus límites. A no ser que se expanda en la periferia y muy en particular en Cataluña, el PP lo tiene difícil, aún cuando no es descartable su victoria, no tanto por el aumento de su voto sino por el incremento de la abstención de izquierda, como pasó en el año 2000. Que gane el PP por lo tanto depende de cómo lo haga el PSOE. Si en 2012 el PSOE pierde habrá sido por un voto o una abstención anti-PSOE más que pro PP.

El hecho de que con los mismos votos el PP consiguiera mayoría absoluta en el año 2000 y no en el 2008, se debe a la enorme abstención del electorado de izquierdas en el año 2000 y mayor movilización del voto anti PP en el año 2008.

En cuanto al PSOE, la única alternativa que tiene para ganar las próximas elecciones es que manteniendo el voto periférico pueda recuperar parte del voto del centro de España que tuvo en su día y que podría recuperar.

Para recuperar el voto del centro de España es de gran importancia que el PSOE enfatice la dimensión social sin diluir la visión plurinacional que Zapatero representó en las últimas elecciones. El abandono de esta visión (como erróneamente le están aconsejando varios barones del PSOE) sería una nota de suicidio electoral. Sin ganar la periferia, el PSOE pierde. Este hecho se debe a que el PP siempre tendrá superioridad en el centro de España cuando el argumento electoral se centre en el eje nacionalismo español versus nacionalismos periféricos.

El sesgo electoral que discrimina a la totalidad de las izquierdas se da también en Cataluña. Las zonas urbanas, donde se concentra la clase trabajadora, la base más sólida de las izquierdas, están discriminadas en el proceso electoral. Se necesitan 75.000 votos para conseguir un escaño en las Cortes Españolas por Lérida; más del doble de votos para conseguirlo en Barcelona.

Otra característica de Cataluña es que la abstención, predominantemente de izquierdas, es mayor que en el promedio de España, y ello como resultado del desfase al cual nos hemos referido anteriormente entre el voto y la respuesta del Estado a ese voto.

El eslogan “si tú no vienes, ellos vuelven” del PSC resumía esta llamada al voto útil contra la derecha española, explicando un trasvase de votos a tal partido.

Consideramos esta tesis de trasvase de votos al PSC para parar al PP insuficiente e incluso errónea. En realidad, el incremento de votos (86.029) del PSC sólo es una quinta parte de los votos (463.166 votos) que perdieron los partidos catalanistas (CIU, ERC e ICV).

El gran ganador de las elecciones del 2008 ha sido el PSC. Ha vencido en todas las provincias y comarcas catalanas convirtiéndose en el partido nacional catalán, el eje de las izquierdas (que ya lo era) y el centro del catalanismo.

El segundo problema que el PSC comparte con el PSOE es que no está resolviendo el reto de movilizar a las clases medias sin perder el apoyo de la clase trabajadora. Esta alianza clase trabajadora-clase media es clave para el éxito de la social democracia. Pero tal alianza debe basarse en el establecimiento de un Estado de Bienestar de carácter universal, de elevada calidad, que sirva a todas las clases sociales, tal como ha hecho la social democracia a nivel europeo. En Cataluña y en España, el Estado de Bienestar está subdesarrollado con lo que no se ha conseguido tal alianza, reproduciéndose una polarización por clase, en la que las clases medias continúan utilizando los servicios privados concertados y las mutuas (en el caso de la sanidad) mientras que la clase trabajadora continúa utilizando los servicios públicos. El éxito de las derechas está basado precisamente en mantener esta dualidad. El éxito de las izquierdas y muy en especial del socialismo catalán depende de evitar esta polarización.

Otro gran problema del PSC es la inmigración que atemoriza al sector de la clase trabajadora menos segura, más precaria y con menor protección social y que se siente amenazada por el inmigrante. El PP ha capitalizado esta situación, acentuando su anticatalanismo que es atractivo para las clases de habla castellana. De ahí el posible traspaso de votos del PSC al PP en los barrios obreros.
Por último, el PSC, como la fuerza hegemónica de las izquierdas catalanas y el partido político que centra la vida política catalana tiene el reto de convertir la política de izquierdas en hegemónica en Cataluña, dando una dimensión catalanista de izquierdas que sustituya al catalanismo nacionalista conservador que todavía domina la cultura catalana como resultado de treinta años de gobiernos de derechas.

Leer el artículo completo: “Cuestionando algunos de los análisis que se han hecho sobre las elecciones del 9 de marzo”.

Anuncios

Acerca de mercè

documentalista, bloguera, socialista y socrática convencida
Esta entrada fue publicada en elecciones, política, políticos, sociología y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Análisis sobre los resultados electorales del 9-M

  1. Soy un gran admirador del trabajo de Vicenç Navarro y me parece que su lógica es una de las más diáfanas y rigurosas en el panorama del análisis sociológico actual. Pero lamentablemente las premisas de las que parte son anticuadas, por no decir arcaicas, y ya habían dejado de ser actuales incluso cuando él se fue a Suecia en los años 50.

    Su idea de que una política de izquierdas es lo que necesita un país para iniciar la senda del progreso es por lo demás falsa. La experiencia demuestra precisamente lo contrario, que cuando más han adelantado las naciones industrializadas es cuando estaban dirigidas por gobiernos conservadores. Esto podrá gustar o no, pero es asi.

    Su propuesta de un estado del bienestar como solución a los problemas de atraso social de España puede ser aceptada y convertida en objeto de un interesante y fértil debate. El único defecto es que resulta inviable, tanto más en una situación de crisis económica como la de ahora. En esto las mejores ideas, y muy en particular esta de origen sueco, se estrellan contra una ley de hierro.

    Para entendernos con pocas palabras: cuando la economía crece a tasas del 5% o más -como era el caso en los años 50 y 60- sí es posible crear un estado del bienestar como el que pide Navarro. Pero cuando cuando crece al 1% o menos, no hay modo de hacerlo.

    En estos momentos el gobierno socialista español no tiene margen ni para negociar los acuerdos con la Santa Sede. Yétora y tú os habéis extrañado de que con Zapatero en el poder ni siquiera haya salido adelante la propuesta de retirar los crucifijos de las dependencias oficiales. Pero yo lo veo como algo inevitable y lógico. En estos momentos el Presidente no se puede permitir la apertura de un nuevo frente, cuánto menos de hablar de dinero con la Iglesia.

    Por mucho que escriba el Sr. Navarro, todo se ha de quedar tal cual para que las cuentas le salgan a Zapatero en otros rubros. Es la economía, o mejor dicho, son las finanzas lo que gobierna y no los programas ideológicos.

  2. mercè dijo:

    Patxi, a veces un país también avanza a costa del bienestar social, y si no, mira la época Thatcher en Gran Bretaña ( a partir de su segundo mandato).
    Entiendo que Navarro se refiere a progreso en el sentido más amplio del término, o sea, incluyendo no sólo el progreso económico, sino también el social, el del bienestar.
    Lo que dices al final de tu comentario, me ha recordado el último artículo de Savater en El País, que habla de la desaparición de las ideologías.

  3. ¿Hay algún link a ese artículo? Me gustaría leerlo.

  4. mercè dijo:

    Patxi,
    aqui tienes el enlace del artículo de Savater:

    Regreso al futuro

  5. Gracias. También es muy buen artículo ese de Savater. Tenía interés por leerlo porque sospechaba que tras ese título no podía hallarse una vez más la banal consideración en torno a la tan traída y llevada muerte de las ideologías, cuestión por lo demás muy antigua.

    Cuando aun vivía mi padre, en varias ocasiones le escuché decir que el drama de nuestra época es que los problemas desbordan las ideologías. Desde entonces no es poco lo que ha llovido. Lo que expone Savater es otra cosa: el desprecio ante las ideologías, independientemente de su utilidad, por una clase política entregada a lo pragmático y al cortoplacismo.

    Imposible decir si esta actitud es correcta y si en nuestro tiempo las ideologías se han vuelto obsoletas. Esta es ciertamente una cuestión no falsable, como diría el Sr. Flashman. Lo único que podemos decir es que ya solamente los filósofos son capaces de escribir -con independencia de que uno esté de acuerdo o no con sus planteamientos- artículos coherentes y bien centrados.

  6. mercè dijo:

    Savater en resumen expone la superioridad del pragmatismo frente a la ideología en la sociedad actual.
    Yo creo que es un buen artículo, pero pienso que se pueden conjugar pragmatismo e ideología, con buen sentido común 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s