Bilingüismo, o cómo la experiencia vence a la falacia


La casualidad quiso hacerme nacer y crecer en Asturias. Un día recibí una oferta para irme a trabajar a Barcelona, una ciudad que no conocía más que de oídas. Ya antes de hacer la maleta todo el mundo me advirtió lo que podía encontrarme “te van a hablar sólo en catalán”, “al principio bien, pero luego sólo ascienden los catalanes”, “los catalanes son muy suyos” El caso es que, ¿para qué negarlo?, yo me asusté un poco y ya fui a Barcelona pensando lo que me podría encontrar… Por si fuera poco, nada más empezar me ponen como compañero a un chico de ideas idependistas bastante radicales.¿Y sabéis lo que me pasó?

Pues nada. Simplemente nada. Resultó que mi compañero de trabajo por muy catalán (y catalanista que fuera), era un cielo de persona que me ha ayudado una barbaridad a encontrarme bien aquí en Barcelona. Resultó que el hecho de no hablar catalán no significó ningún inconveniente en un entorno en el que todo el mundo entiende el castellano. Resultó que en mi empresa hay bastantes personas no catalanas y, encima, resulta que sus cargos dependen mucho más de su capacidad que de su lugar de nacimiento.

Sorprendido ante tanta normalidad, no pude dejar de comentarlo en casa… Que los catalanes xenófobos en Barcelona pueden contarse con los dedos de una mano. Que incluso los independistas son minoría. Que el castellano y el catalán conviven en perfecta armonía… principalmente por la infinita paciencia de los catalano-hablantes. Que los nacionalistas catalanes son los únicos nacionalistas que conozco que consideran que es catalán aquel que vive y trabaja en Cataluña.

Yo pensaba que mis conocidos, amigos y familiares se sentirían alegres de ver sus peores temores desmentidos… No podía esperarme que se sintieran decepcionados al ver que yo no reforzaba sus prejuicios. Ante ellos se encontraba un terrible dilema, si yo tenía razón lo que ellos creían sobre una Cataluña de la que no sabían nada, debía ser falso. Si no, tendría que ser yo el equivocado. La mayoría de ellos llegaron a una sencilla conclusión: yo era víctima de una especie de síndrome de Estocolmo o algo así.

La verdad es que yo no lo acabo de entender, pero parece ser así. Una persona tiene una serie de prejuicios sobre una tierra que no conoce, viene alguien, supuestamente, debía ser de su confianza, le explica que las cosas no son así y…. ¿llega a la conclusión de que a esa persona le han comido el coco? cada vez entiendo peor a las personas.

Seguir leyendo “Las curiosas aventuras de un castellanohablante en Cataluña”.

Anuncios

Acerca de mercè

documentalista, bloguera, socialista y socrática convencida
Esta entrada fue publicada en catalán, Cataluña y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

18 respuestas a Bilingüismo, o cómo la experiencia vence a la falacia

  1. Hola Mercè, pásate por mi blog y recibirás un premio. ¡Enhorabuena por el merecimiento!

    http://gemasanchezgarcia.wordpress.com/

  2. mercè dijo:

    Vaya Gemma, muchas gracias, aunque no estoy muy segura de merecer ningún premio.

  3. Alberto dijo:

    Está clarísimo que en las personas no está el problema. El problema está en las instituciones oficiales..en aquellos órganos de gobierno que dependen del politiqueo nacionalista. Las personas están por la convivencia en paz.. mientras que las instituciones y las personas que las dirigen están por mantenerse en el poder. Son ellos los que ponen en marcha iniciativas que , por ejemplo, obligan a los niños a escolarizarse en catalán. Eso es así Mercé. No es un drama ni un motivo para provocar un levantamiento civil como he escuchado a algunos, pero está claro que, un instrumento tan importante de comunicación como la lengua, no puede servirle a los políticos nacionalistas como herramienta de división de los españoles.

  4. mercè dijo:

    Alberto, la Generalitat tiene la obligación de preservar y mantener el catalán, que no olvidemos que es una de las dos lenguas oficiales en Cataluña, y la única que está en franca desventaja, digan lo que digan algunos manifiestos estúpidos y los políticos que buscan rédito electoral. El problema es que mucha gente se cree lo que dicen, y la mayoría, sin conocer Cataluña o sin haberla pisado tan siquiera nunca. ¡Eso sí que es tener fe!
    Y no olvidemos que los nacionalistas están en las dos partes, en Cataluña y en España, y son estos últimos, los nacionalistas españoles o españolistas, los que siembran las falacias que por suerte, el sentido común y la experiencia, como demuestra esta carta, desmienten.

  5. Alberto dijo:

    Mercé,

    Es evidente que la lengua que se encuentra en franca desventaja en Cataluña es el Catalán. Hay que evitar que desaparezca y se han de tomar medidas para ello. Pero siempre y cuando esas medidas no antepongan los intereses de una “Lengua” a la de aquellos que tienen que usar esa lengua. Si un ciudadano español quiere matricular a su hijo en un colegio catalán para que estudie en castellano..tendrá serios problemas para hacerlo. Se están poniendo los derechos de una “Lengua” por encima de los de un ciudadano español que desea que su hijo estudie en el idioma más hablado en España y en uno de los más hablados en el mundo. La carta que adjuntas no demuestra nada. Está llena de lugares comunes que apelan de nuevo al victimismo para taparse los ojos. Supongo que los habrá que le tengan tirria a Cataluña..no sé, no es mi caso, ni a Cataluña ni a ninguna otra parte del planeta. Pero es evidente que hay catalanes que están teniendo problemas para educar a sus hijos en Cataluña en castellano. ¿No crees que es un retroceso brutal para un sistema educativo que se pongan trabas de este tipo? Fíjate que yo no recurriré al tópico del “español” que visita Cataluña y no le dirigen la palabra en castellano, ni tampoco te diré que el catalán es un antipático cerrado que acomplejado no quiere ni ver al extranjero español..sólo te digo, que, las autoridades nacionalistas catalanas, ponen en marcha medidas que ponen en peligro la igualdad de los ciudadanos…Si a mí me exigen aprender catalán para optar a un cargo público en Barcelona, no me están tratando de igual que a otro ciudadano que conoce el idioma catalán..es absurdo, ¿porqué? ¿Acaso no somos ciudadanos españoles? ¿No te das cuenta que es poner trabas al desarrollo social de una sociedad? Son medidas retrógadas que pretenden encerrar a Cataluña en ved de abrirla al mundo.

    • Centurion dijo:

      En algo si te equivocas: Cuál desventaja del catalán? Que sólo se prohiba rotular en castellano exclusivamente pero no al contrario, que la lengua vehicular de la escuela sea el catalán cuando podrían ser al menos las dos que hablan los catalanes, que el más del 90% de los catalanes entienda y esté en condiciones de hablar en catalán pero que tenga preferencia por una u otra de las lenguas. Lo que pasa es que la política oficial es eliminar el uso habitual del castellano pues sólo así se evitaría la extinción de tan prolífica y brillante lengua catalana. Desventaja del catalán en Girona, Lleida y la mayoría de pueblos… más del 90% de las obras de teatro son en catalán etc etc

  6. mercè dijo:

    ¿Tienes una lista o conoces algún caso de alguien que viva en Cataluña y no sepa castellano?
    Evidentemente, la pregunta al revés no tiene nada que ver.

  7. Alberto dijo:

    Pues no conozco a nadie Mercé, pero, con esta respuesta no gana peso tu argumentación.

    No es de recibo, que si alguien quiere educar a su hijo en la lengua común de todos los españoles no pueda hacerlo en Cataluña. La promoción de la lengua catalana no puede ser impuesta por las instituciones..es un forma evidente de limitar las posibilidades de los ciudadanos. Ya no es sólo que me están denegando un Derecho Constitucional sino que me están limitando, coartando por la vía del “decretazo”.
    Por no hablarte de convertir al catalán en la lengua de las administraciones públicas…que mejoren tus posibilidades para optar a un cargo público en Cataluña gracias a tus conocimiento de catalán..me parece bastante escandaloso.

    Y, los que sufrirán las consecuencias de estos atropellos al final serán los más débiles.

    Insisto, nada tiene esto que ver con el aprecio que siento hacia el pueblo catalán. Creo que con demasiada frecuencia se mezclan cuestiones que no se deben mezclar. Estamos hablando de derechos y libertades básicas..y no de absurdas antipatías territoriales.

  8. mercè dijo:

    En las administraciones públicas el bilingüismo ha de ser, no sólo una obligación y una responsabilidad, sino también una garantía para los ciudadanos. Estamos hablando de Cataluña, cuya lengua propia es el catalán, que coexiste pacíficamente con el castellano. Lo que pasa es que las excepciones o casos aislados en que esta convivencia no es buena, son los que encuentran altavoces y voceros que los expanden a todo bombo, y de este modo parece que todos los tenderos de Cataluña se nieguen a hablarle castellano al que llega de fuera…nada más lejos de la realidad.
    Por cierto, creo recordar que me dijiste que no habías vivido nunca en Cataluña, si estoy equivocada me lo dices.

  9. Pedro Pelija dijo:

    No esperaba, en plena depre postvacacional, encontrarme, una vez más, con el tema de la lengua. Ya he concluido que, en este tema como en tantos otros, nadie mueve sus posturas.

    Alberto, en las administraciones públicas catalanas a ningún funcionario se le obliga a dirigirse al público en catalán y estos no lo hacen si su interlocutor habla en castellano (a no ser que dé uno con un gilipollas, que todo puede ser, pero eso será la gran excepción y denunciable). Sólo se pretende que los funcionarios dominen ese idioma (que es el propio, desde hace siglos, de esa comunidad; desde antes que existiera España).

    Y el tema de los colegios también está claro. El idioma propio de la comunidad es el catalán y el lenguaje vehicular en la escuela “pública” es el catalán, pero sin dejar de enseñar NUNCA el castellano. Ningún escolar catalán ignora el castellano (el argumento demoledor de que el nivel de castellano en Catalunya es más alto que la media de España nadie lo contraargumenta ¿?). Pero es evidente de que al revés sí ocurriría que muchos de los escolares no sabrían el idioma de la comunidad en que viven. Una prueba soy yo mismo: Tengo 48 años y, nacido y criado en Catalunya, me empecé a soltar hablando en catalán más allá de los 20 años y, aún ahora, escribo fatal el catalán y, al leerlo, (sobre todo poesía) me entero de la misa la media. ¿Por qué?, porque en mi larguísima vida de estudiante no he dado NI UNA HORA de catalán.

    Puedes argumentar que la libertad de elegir educación y etc. Pero eso es una demagogia. Eso no es libertad, desde el momento en que a un padre que se empeña en que su hijo ignore el idioma de la tierra en que vive, cuando aprenderlo es sin perjuicio de otros conocimientos, lo que hay que hacer es, poco menos, que privarle de la custodia de esos hijos. Es como si un padre se negara a que su hijo supiera geografía o, exagerando más, se negara a escolarizarlo, lo que como sabes es ilegal. Las instituciones deben velar por el derecho a la educación de los niños. Y saber catalán es un derecho que se debe proteger, como saber castellano (vuelvo al ¿?).

    Aun así, sólo hablamos de escuela pública. Porque en la privada uno puede encontrar escuelas en castellano como lengua vehicular, al igual que alemán, inglés o francés.

    Sé que no voy a convencerte de casi nada. Yo ya he concluído que es imposible entender este tema si no se dota uno de un extra grande de generosidad y empatía. No basta con decir que aprecias al pueblo catalán, que no lo dudo; sino que tu aprecio por el español no te impida entender que para un catalán el idioma idem es algo tan querido, profundo, intimo y necesario com para ti el castellano. Con la diferencia de que aqui se respeta al castellano (insisto en ¿?)y a los castellanohablantes como nunca estos han respetado a los catalanes (sobre todo en los últimos tiempos en que hacen horas extras los sembradores de odio y los que se dicen amantes de España, pero se esfuerzan lo indecible, ellos sí, en romperla en pedazos)

  10. Alberto dijo:

    Hola Pelija, cuánto tiempo!

    Bueno, creo que tienes razón cuando me dices que para entender el problema de las disputas lingüísticas son necesarias la empatía y la generosidad. Pero además, creo que es necesario evitar mezclar cuestiones sentimentales en un debate político. Tú me hablas de cuestiones como “..algo tan querido, profundo, intimo..” . No es una cuestión emocional…ese es el problema. Los políticos mediocres lo convierten en una cuestión emocional. Es la manera más sencilla de tener al personal movilizado. Cuando hablan de ruptura de España están alimentando sentimientos evidentes de rencor hacia los que lo supuestamente lo promueven pero cuando un político catalán me habla de derechos de la lengua y los antepone a los de las personas creo que está en las mismas.
    Efectivamente el catalán es la lengua a proteger en Cataluña. No hay duda. Ninguna. O al menos yo no la tengo, de verdad. Sin embargo, creo que fomentar el empleo del catalán en Cataluña no debe ser una cuestión impuesta. No. El español, porque así lo decidimos la inmensa mayoría de los ciudadanos de este país, es el idioma oficial de todos nosotros. Es la herramienta de comunicación que hemos decidido emplear. Si una administración pública (esto es sólo un ejemplo), convoca un ejercicio de oposición, y yo , español, tengo menos puntos por no saber catalán, estoy es seria desventaja con aquel que sabe catalán. Y tú me dirás ..”toma claro, también tendrá más puntos el que se sabe al dedillo la dichosa ley de contratos” (es la argumentación que más escucho..no te ofendas si te la adjudico)..bien, pues nada tiene que ver una cosa con otra.

    Le lengua es una instrumento de comunicación y no debemos entrar en disquisiciones culturales o emocionales. Por eso no debe ser un elemento que distinga a unos ciudadanos de otros ciudadanos.

    Mercé, no he vivido en Cataluña. No sé, igual ese es motivo suficiente para invalidar cualquiera de mis comentarios respecto al problema de las disputas lingüísticas..a mí me parece una chorrada sectaria el comentario. Tú vives en Jerez, ¿qué diantres haces opinando de lo que ocurre en Madrid? Evidentemente si te has informado, que seguro que lo has hecho, tu opinión será tan válida como la mía.

  11. mercè dijo:

    Tenía la sospecha de que mi comentario te molestaría, y nada más lejos de mi intención, Alberto. Sabes que soy muy directa cuando hablo o escribo porque sigues mi blog pero no pretendía molestarte. Aunque creo sinceramente que si vivieras un tiempo en Cataluña verias las cosas de distinto modo.
    Por supuesto que es necesario saber catalán en cualquier administración pública ubicada en Cataluña, es que cuestionar eso me parece una irresponsabilidad supina.

  12. Alberto dijo:

    Claro, si fuese catalán tendría otros elementos de juicio. Pero tendría otros elementos de juicio que a lo mejor no me aclaraban el problema. Más bien al contrario. Aquello de la pertenencia al grupo y las alteraciones del ánimo que eso implica me parece que es bastante perjudicial para llegar a conclusiones sensatas.

    En Cataluña, en las instituciones oficiales, te tienen que atender en español y catalán. En cualquiera de ambos. Bien, entonces porqué para optar a esos puestos favorecen al catalana-parlante? Lo normal sería sacar plazas en una u otra lengua .¿no?

    En cualquier caso, quiero dejar claro que no creo que actualmente la sociedad catalana el ciudadano que reside en Cataluña esté teniendo problemas para comunicarse en la lengua que desee. NO. Aún no. Pero parece evidente que actualmente la tendencia de las autoridades políticas nacionalistas es la de conseguir que el número de catalana-parlantes aumente por la vía de la imposición institucional…y eso es lo que no me parece bien.

  13. En Aragón pasa al contrario, se hablan 3 lenguas, si 3, catalán aragonés y castellano. Pues bien sólo se reconoce el castellano. No aparece ni mención ene el estatuto y no hay ni ngúna posibilidad de aprenderlo oficialmente. El catalán sí (está en las escuelas de idiomas), y aquí si dices que en aragón se habla catalán te matan. A este paso tendremos que hacer un manifiesto a favor de las lenguas en aragón…

  14. gemma-pe postvacacional dijo:

    Se supone que estando en Catalunya deberíamos poder expresarmos indiferentemente en catalan o castellano sin problema y no sólo en las instituciones públicas, sino en la calle tb. Yo vivo en Barcelona y mi idioma materno es el catalán, y te lo puedes creer o no, pero por desgracia el 90% de las veces que entro en una tienda a comprar he de cambiar al castellano pq la persona que me atiende no sabe /o no quiere hablar en catalán. Que pasa entonces con mis derechos? Estoy en Catalunya y no me puedo desenvolver en Catalan??
    Aqui los castellano-parlantes no tienen problema, el problema lo tienen (y va en aumento) los catalano-parlantes para poder expresarse en catalan.

    Mercè, hacia tiempo que no me pasaba por aqui, saludos!

    PD: Por cierto, que en la institución en la cual trabajo cada vez hay más investigadores de todos lados y actualmente no sólo se utiliza poco el catalán, sino incluso el castellano, a ver si con esto de la globalización vamos a acabar todos speaking english 🙂

  15. mercè dijo:

    Es cierto Gemma lo que dices, por ello es más insultante todavía que sigan diciendo que el castellano peligra en Cataluña.
    Saludos.

  16. Pingback: Las “2es Jornades de la Catosfera”, Enrique Dans, y el bilingüismo « opiniones

  17. Pingback: El castellano: ni peligra ni ha peligrado nunca en Cataluña | opiniones (de mercè perelló)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s