“Todo no vale”


Pero más allá de los padres, hay un largo listado de responsables que consideran pertinente saltarse todos los códigos éticos y entrevistar a una niña de 14 años, cuyo novio es el presunto asesino de otra joven. Esa entrevista ¿qué aporta al periodismo y a la información? Nada. Porque su territorio no es el informativo, su territorio es el chapoteo en el barrizal de las vísceras. Es decir, la niña es puro morbo, y es al morbo al que se estruja, para goce de las cuentas de explotación de las televisiones implicadas.

Desde los directores de las cadenas hasta los directores de los programas, incluyendo a los entrevistadores, el listado de personas que podrían haber tenido alguna duda razonable, y parar esta entrevista, se alarga hasta la vergüenza. Sólo falta añadir el éxito que tuvieron los programas, para saber que la vergüenza es colectiva. Lo cual nos lleva a una hiriente conclusión: somos lo que vemos en televisión, y lo que somos da bastante miedo.

“Todo no vale”, de Pilar Rahola, hoy en La Vanguardia.

Anuncios

Acerca de mercè

documentalista, bloguera, socialista y socrática convencida
Esta entrada fue publicada en medios de comunicación, sociología y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a “Todo no vale”

  1. Flashman dijo:

    ¿Y por qué los verdaderos periodistas, quienes de verdad aman su profesión, no se plantan DE UNA SANTA VEZ y reniegan públicamente, dando nombres y apellidos, de aquellos presuntos periodistas que PROSTITUYEN ésta profesión Y SE SIRVEN DE ELLA para traficar con el dolor ajeno y vender morbo impúdicamente, así como de los medios que les dan cobertura?

    ¿Qué tal un manifiesto de adhesión voluntaria contra el pseudoperiodismo basura practicado por las Ana Rosas de turno?

    ¿O es que no hay valor para ello?

  2. Por la misma razón que los jueces, notarios, farmacéuticos e intendentes mercantiles: lo llaman corporativismo y es un fenómeno muy español.

  3. Pingback: El circo de informar « Derribando Muros

  4. sastre dijo:

    Pues aplícate el cuento Pilar Raola y no pises lodazales del tipo “La Noria”, por ejemplo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s