Los informávoros: devoradores de información


El primero que utiliza este término es  Frank Schirrmacher en el artículo/entrevista “The age of the informavore“. Describe al informávoro como un organismo que consume información, en comparación con los omnívoros, que consumen alimentos. Algunas de las cosas que quiero resaltar del artículo de Schirrmacher:

  • Internet ha modificado el comportamiento humano y nuestra forma de expresarnos y pensar en la vida real.
  • No poseemos suficiente atención para toda la información que gestionamos.  Debemos seleccionar. (En este punto utiliza la teoría de la selección natural de Darwin para preguntarse sobre qué conceptos y qué ideas debemos recordar y cuales no).
  • Esa es la cuestión: ¿Qué información es importante? ¿Qué debemos saber? ¿Podemos decidir qué es importante?

Llegué a Schirrmacher y a los informávoros a través del blog de Dolors Reig, quien escribe sobre el tema desde el punto de vista del determinismo tecnológico: “Llegaron los implantes cerebrales, somos informávoros y la singularidad va en serio“.

Mariana Affronti también escribió ayer sobre este tema en su blog: “La era de los infornívoros“. Utiliza el término infornívoros en lugar de informávoros. Al buscar en Google, informávoros e infornívoros ofrecen prácticamente los mismos resultados. Mariana ha traducido al castellano el artículo de Schirrmacher.

La revolución que ha propiciado Internet en el mundo de la información y la comunicación, y el auge y la socialización del consumo y la producción de  contenidos  en la red, nos obliga a adaptarnos y a seleccionar de forma continua. Para sobrevivir sin morir de infoxicación, es necesario  saber gestionar la información.

Anuncios

Acerca de mercè

documentalista, bloguera, socialista y socrática convencida
Esta entrada fue publicada en comunicación, información, Internet, nuevas tecnologías y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Los informávoros: devoradores de información

  1. Algo como el síndrome de Diógenes a nivel de información, al final tienes que saber filtrar, sintetizar, discriminar, de lo contrario se vuelves como esos ancianos lleno de basura maloliente de información caduca y rancia.

  2. Júcaro dijo:

    El peligro de tanta información puede llevarnos a no diferenciar el gran reserva del botellón, pero ese es un riesgo necesario salvo que apostemos por volver a la época en el que publicar algo estaba limitado a unos pocos.

    Ahora muchos hacemos una lectura casi meramente visual, pero quiero pensar que cuando nos encontramos con un texto interesante nos tomamos unos minutos para leer sosegadamente y tratar de entenderlo. ¿El resto?, como los “clinex”.

  3. Aquí falla un planteamiento esencial. En realidad no se trata de lo que viene de fuera adentro. Seleccionar información útil es imposible si no sabes lo que estás buscando. Hacerse las preguntas adecuadas es lo más importante. A partir de ahí vas a lo que te haga falta para responderlas dejando todo lo demás. Yo he jugado a esto en Dinámica de Grupos. Es divertido.

  4. Pingback: Del documentalista al “content curator”: una evolución digital « Internet y redes sociales

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s