¿Objeto ginecológico no identificado?


El País Semanal incluye hoy un reportaje sobre el punto G que recoge opiniones de todos los gustos y colores. Personalmente creo que hay mucha demagogia y palabrería fácil al respecto. Para mí no es ningún mito, sí existe y está bien identificado, aunque supongo que habrá tantas teorías como mujeres…

Desde que en 1950 el ginecólogo alemán Ernst Gräfenberg lo describiera como “una zona erógena muy definida” en la pared anterior de la vagina, la búsqueda del punto G femenino ha polarizado a la comunidad científica. Los detractores han llegado a afirmar que su geografía es tan borrosa como la de un OVNI ginecológico. Los partidarios defienden su identidad como un Sangri-La del placer. Después de sesenta años, el rastreo de esta estructura biológica en el cuerpo femenino no ha arrojado resultados concluyentes para que haya consenso entre expertos. El británico Tim Spector, profesor de epidemiología genética, y la psicóloga Andrea Burri, ambos del King’s College de Londres, enviaron un cuestionario sobre costumbres sexuales por correo y validaron las respuestas de 1.804 voluntarias. Una de las preguntas era: ¿cree tener en la pared anterior de su vagina una pequeña superficie del tamaño de una moneda de 20 peniques sensible a la presión? El cuestionario fue dirigido a mujeres mellizas –con un 50% de los genes– y gemelas idénticas, cuyo genoma es igual en un ciento por ciento. Si el punto G es real, y si una gemela idéntica cree tenerlo, sucederá lo mismo con su hermana. Pero esto no fue lo que encontraron estos expertos. En líneas generales, “la mitad de las mujeres respondió que pensaba que poseía este punto G, mientras que la otra mitad creía que no”, explica Spector, en conversación telefónica desde su casa en el Reino Unido. Ahora bien, al comparar las respuestas entre los dos grupos –las gemelas idénticas y las mellizas– el equipo de Spector no encontró diferencias estadísticamente significativas. “Coincidían o estaban en desacuerdo sin que importara cuánto material genético compartían, lo que nos dice que, sea lo que sea (el punto G), no implica influencia genética. Fue muy sorprendente. Esperábamos encontrar algo”.

Sigue leyendo “Objeto ginecológico no identificado

Anuncios

Acerca de mercè

documentalista, bloguera, socialista y socrática convencida
Esta entrada fue publicada en mujeres y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a ¿Objeto ginecológico no identificado?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s