En defensa de la neutralidad de la red


He escrito varias veces sobre la neutralidad de la red en mi blog. Es un tema que me preocupa porque puede acabar con la red tal y como la conocemos y con  la filosofía con la que se creó y gracias a la cual ha crecido y se ha multiplicado de forma brutal. Porque nunca antes tanta información y tanto conocimiento había estado a disposición de todos de forma abierta, para crear, compartir, difundir, remezclar. Gracias a esta forma de entender la red han nacido las redes sociales y la mayoría de aplicaciones que utilizamos cada día.

Acabar con la neutralidad de la red es acabar con el acceso abierto al conocimiento y a la información, acabar con la libre difusión de la cultura. Que no nos vendan que lo que pretenden es salvaguardar  los derechos de propiedad intelectual porque no es cierto. Lo que pretenden es controlar qué información y qué páginas web podemos ver y cuales no. Y eso si que no.

La neutralidad de la red es una ideología en sí misma que debe estar por encima de cualquier otra, por encima de partidos, de siglas o de intereses. Nos jugamos demasiado, ni más ni menos que el libre acceso a la información y al conocimiento.

No podemos perder nuestro paraíso:

Siempre imaginé que el Paraíso sería algún tipo de biblioteca” (J.L. Borges)

Manifiesto por una red neutral

 

 

Anuncios

Acerca de mercè

documentalista, bloguera, socialista y socrática convencida
Esta entrada fue publicada en conocimiento, información, Internet, política y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a En defensa de la neutralidad de la red

  1. Aquí hay algo de confusión, Mercè. Que yo sepa el punto más polémico debatido en torno a la Ley Sinde no es la neutralidad de la red, sino la cuestión de si las páginas de descargas han de ser cerradas por mandato judicial o gubernamental. También resulta un poco sorprendente eso de que “la neutralidad de la red es una ideología en sí misma…” ¿En qué estabas pensando cuando escribiste algo tan extraño?

    • mercè dijo:

      Me refiero a lo que he escrito a continuación de la frase que no entiendes: “que debe estar por encima de cualquier otra, por encima de partidos, de siglas o de intereses”.
      O sea, que defender la neutralidad de la red es en sí mismo una ideología, al menos para mi.
      Y claro que tiene que ver el cierre de páginas con la neutralidad de la red, en que algunas personas escogidas por otras personas puedan decidir libremente qué páginas se cierran y cuales no…

  2. ignacio dijo:

    Yo te he entendido francamente bien. Acaba de aprobarse una Ley en EEUU sobre el tema. El asunto no es baladí, como bien dices es casi una cuestión de … (a elegir).

    … te imaginas si las concesionarias de autopistas pudieran discriminar la velocidad de los vehículos por marcas de coches… unos cuantos se forrarían pero todos sufriríamos de estress de fin de semana !

    (quien pagaría mas por poder ir a 200 Km/h… yo apuesto por BMW (!)

  3. Si alguien se empeña en ver el mundo desde categorías ideológicas, allá él o ella. Pero no soy yo quien no entiende lo que lee sino más bien “otras personas” las que ya no saben ni lo que escriben. Porque la neutralidad de la red y la facultad de cerrar páginas de descargas, aun formando parte del mismo paquete de medidas legales, siguen sin tener nada que ver la una con la otra. Se trata de cosas totalmente distintas. Aunque eso sí, hay que reconocer que entre una y otra no hay tanta distancia como la que pones tú, mediante unos circunloquios tan flipantes como los de tu último comentario, entre la airada protesta de tu post y los verdaderos responsables de todo este disparate legislativo. Me refiero a “esas personas” que designan a “otras personas” para que decidan qué páginas se cierran y cuáles no. En todas partes a estas “personas” se las conoce como “el Gobierno”, menos en este blog.

    Tómate unos días de descanso, los necesitas.

  4. El concepto de neutralidad en la red tiene sus matices y límites. La red no es un espacio que deba poseer libertad absoluta de tránsito. Esa idea es una entelequia y deviene en irresponsabilidad. Por ejemplo, el Estado, y obviamente el aparato jurídico, deben velar para que en la red no exista ningún delito que atente contra la integridad moral o física de ningún ciudadano, especialmente los menores de edad. De hecho, no hay, que yo sepa, ningún grupo de presión en la red que defienda lo contrario.

    Se ha asentado en España la utopía ciudadana de que en la red las leyes que rigen el espacio físico no deben tener efecto, entendiendo con ello que Internet es una especie de limbo extrajudicial y amoral (entendiéndase, moral cívica, no moral individual). Tarde o temprano esa utopía será descartada, provocada por la propia evolución de la red, su complejidad y los nuevos casos de ciberdelincuencia que operan en ella.

    La red no nace de la nada. Es una servicio que se origina con el fin de que otros ganen dinero mientras el resto se divierte, navegando por los servicios que ofrece, sean éstos de pago o compartidos libremente. Internet se ofrece, no aparece. La ofrecen los proveedores de Internet, y las compañías eléctricas nos enganchan a la energía que precisa. Una vez dentro de la red, todo es en el fondo negocio. Google, por ejemplo, provee de servicios al internauta que se beneficia del entorno virtual. La libertad en la red es una ficción.

    Si la neutralidad en la red la entiendes como la no injerencia de los proveedores (ISP) en la velocidad de los servicios que ofrece Internet, entonces te doy la razón. Eso sería peligroso. En ello entra en escena el Estado, que debe proteger el acceso igualitario de todo usuario a cualquier servicio, siempre y cuando éste no haya entrado en un proceso judicial.

    Pero mucho me temo que aquellos que defienden la neutralidad en la red se centran demasiado en que no se les acabe el chollo de poder descargarse películas y música sin pagar otra cuota que aquella que Telefónica, Endesa o los periféricos le exigen.

    Os invito a leer un artículo al respecto:

    http://lamiradaperpleja.blogspot.com/2010/12/mandamientos-del-internauta-libertario.html

    Este artículo intenta mostrar los extremos del discurso acerca de la supuesta libertad de la red. No pretendo con ello mostrar una realidad, sino hacer reflexionar acerca de las inconsistencias de aquellos internautas que pretenden hacer de Internet, como lo hacen las multinacionales, su cortijo particular.

    Felices Fiestas a todos.

  5. Desde luego es que los socialistas se están cubriendo de gloria. ¿Habéis visto la actitud de la Ministra ante el periodista que le preguntó si pensaba dimitir? Propio no ya de una persona sin categoría, sino de alguien fuera de sí. Posiblemente la Sra. Sinde ya se había hecho sus cálculos con arreglo a la economía de favores que preside el funcionamiento de la democracia española desde que Zapatero llegó al poder: ahora triunfo en las cámaras, mañana éxito en los medios, pasado un oscar en Hollywood a la mejor película extranjera para uno de esos horrendos filmes españoles que fabrican los artistas de la ceja. Y después las contrapartidas para mí y para mis amigos.

    Nada de eso va a suceder ya, y de ahí el cabreo de la Ministra. Probablemente los socialistas sacarán adelante esta ley, tarde o temprano. Ya conocemos la forma que tiene esa gente (¿o debería decir “esas personas”?) de utilizar la ley como instrumento para sus propios fines. Dividir la normativa, canalizarla en oscuros reglamentos, darle una forma que permita votarla en comisiones, etc. Pero no será lo mismo sin la sanción de la Cámara Baja. Los directivos de Walt Disney y MGM jamás oirán hablar de la intrépida ministra española que defendió sus intereses a capa y espada. Sinde no irá a Hollywood, ni aparecerá en las portadas de las revistas.

    En estos momentos Angeles González-Sinde ya no es un activo para Zapatero (o mejor dicho para Rubalcaba). Ha cabreado a mucha gente en la red (principalmente personas que contactan por Internet con otras personas que mantienen servidores desde los cuales cualquier persona se puede descargar materiales audiovisuales violando las leyes de protección de la propiedad intelectual). Cuesta votos a su partido, y los socialistas no están como para regalar votos con lo que cae del cielo. Mi opinión es que Angeles González Sinde debería ser cesada de inmediato por el Presidente del Gobierno y reemplazada por otra persona menos significada en el tema al que se refiere la Ley de Economía Sostenible. También en interés de los propios socialistas.

  6. Pingback: ¿No hay otra forma de que la cultura sea libre? | opiniones (de mercè perelló)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s