Curbelo debe ser expulsado del PSOE


Nadie está por encima de la ley y el comportamiento del senador Casimiro Curbelo es lamentable e inexcusable. Si no tiene la decencia democrática de dimitir, debería ser expulsado del PSOE, algo que probablemente ocurrirá en pocas horas.

Coincido plenamente con Elena Valenciano, secretaria de Política Internacional del PSOE y coordinadora de la campaña de Rubalcaba, exigiendo su dimisión. Como socialista me avergüenza que en el PSOE existan tipos que se comportan como chulos de discotecas y macarras y pido su expulsión.

Mientras que en el PP no dimite ni el tato, pase lo que pase, en el PSOE no se permite que nadie traspase la línea roja.

Actualización (19-7-2011): Curbelo ha renunciado a su escaño en el Senado. Sigo pensando que debería ser expulsado del PSOE.

Anuncios

Acerca de mercè

documentalista, bloguera, socialista y socrática convencida
Esta entrada fue publicada en política, políticos y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Curbelo debe ser expulsado del PSOE

  1. He aquí otro ejemplo más de cómo la hipocresía política de los socialistas corre parejas con su propensión a eludir responsabilidades y a la torpeza con que últimamente llevan a cabo sus manipulaciones propagandísticas -a modo de ejemplo el artículo intitulado “La verdad sobre el Faisán” de un tal Garea en su blog-. Quien ha cometido la falta es el senador Curbelo. También es responsable el Partido Socialista por tener en sus filas a un vitolillas como este. Pero en el relato de Perelló, mediante una cuidada selección de las frases finales, las connotaciones negativas del acto cometido por el senador socialista se separan de los hechos y van a parar a la derecha.

    Por otra parte comenzamos a estar un poco hartos de todo este recurso a la moralina con fines propagandísticos. La hazaña del Sr. Curbelo entra en el campo de la conducta personal y de las faltas menores. Si pensamos un poco en ello, cosas como esta suceden a diario en España, solo que pasan totalmente desapercibidas, a no ser, claro está, que el protagonista sea un alto cargo o un político de cualquier signo. Entonces en los medios se encienden todas las luces de alarma y los líderes de opinión salen a rasgarse las vestiduras como si fueran judíos en el Templo. Por cierto, que si el tal Curbelo fuera un senador popular el post que habría escrito Perelló sería muy diferente.

    Las consecuencias del asunto Curbelo no deberían ser muy diferentes a las que veríamos en el caso de cualquier otro ciudadano particular: una sanción por perturbar la paz pública y otra por desacato e insultos a la autoridad. Cierto que se trata de una conducta de lo más impresentable, pero en el fondo el tema no da para más. Si un político no ha de tener privilegios distintos a los de un ciudadano normal, no veo por qué debe castigársele con mayor rigor por un delito similar. Pero amigos, Perelló parece últimamente instalada en el discurso del debe. Curbelo “debe” ser expulsado, Camps “debe” dimitir, Rajoy “debe” hacer esto o lo otro. ¿Y usted, Mercè? ¿No hay algo que “debería” hacer, como por ejemplo devolver su blog a la línea de espontaneidad y de debate abierto que tenía en los primeros tiempos, o dejarse de hacer tanta propaganda socialista para dedicarse algo más al debate y la reflexión sobre el futuro del país?

    Y ya que todos somos tan hipócritas para lo que nos interesa, me van a permitir que defienda al personaje, tanto por las razones aducidas como por otra muy obvia, y que explica mi posición favorable a que la antigua alcaldesa de Jerez no dimita de su puesto de concejal ni de sus cargos en la ejecutiva del PSOE de Jerez: por el futuro de España, es bueno que el Partido Socialista tenga entre sus filas a elementos como este. Cuantos más mejor.

  2. mercè dijo:

    Esta vez te has superado Patxi, la demagogia que acostumbras a utilizar en mi blog ha alcanzado cotas insospechadas. Hubiera escrito lo mismo si hubiera sido un senador del PP. Es lamentable que digas que es recomendable que existan personas como esta en el PSOE. Y no es ninguna falta menor, es muy grave, y no se puede desligar la responsabilidad de la persona con su cargo, como es en este caso.
    Lamento tu comentario, y me reafirma en lo que ya sabía: no estarás jamás de acuerdo con ningún artículo que yo escriba.

    • Mercè: aunque los tiempos son buenos para usar de la demagogia, te aseguro que no era esa mi intención. Dejemos a un lado lo de Curbelo, que cae dentro de lo anecdótico. ¡Lo que Santiago Segura habría dado por por poder filmar una escena como esa en vivo y en directo! Lo cierto es que tus posts adolecen últimamente de cierta monotonía estructural. El método aplicado en todos ellos es el mismo: tomar una noticia de actualidad algo escandalosilla y volver a narrarla de manera que en su desenlace intervenga el Partido Popular, siempre con un papel cuestionable: Cospedal como responsable de la debacle financiera de España -ojo: Cospedal, que es quien denuncia el desfalco y no Barreda, que lo ha causado-, los trajes de Camps, el senador gomero juerguista y pendenciero, Aznar como corresponsable en las escuchas ilegales británicas… y suma y sigue, porque todavía queda mucho verano por delante.

      Y todo esto, ¿para qué? ¿Para mantener a flote a un gobierno totalmente descompuesto? ¿Un día más en el poder? ¿Con un presidente que quiere agotar la legislatura y un candidato que desea elecciones cuanto antes para evitar un mayor deterioro de sus probabilidades? Francamente admiro vuestra constancia, no solamente porque la socialdemocracia en España está totalmente derrotada -por mucho que haya un grupo de bloggers trabajando en un ese intento por salvarlo que llaman el OpenSocialismo-, sino porque además existen otras opciones.

      Antes en este tipo de blogs socialistas como el tuyo se lo pasaba uno bien. Había debates encendidos y amenos. La gente entraba y salía. Entonces el gobierno estaba en el cénit de su poder y tanto atacarlo como defenderlo suponían retos interesantes. Ahora la impresión es que uno viene a desescombrar, y que además, con todo esto de la moderación de comentarios, lo hacen pasar primero por los detectores de metal de una estación de la RENFE. Y eso ya no es tan divertido. Quizá esto vaya más allá de la crisis política y económica por la que atraviesa España. ¿Será que la web 2.0 se encuentra en decadencia?

  3. mercè dijo:

    Siento que no te lo pases tan bien como antes.. en mi caso me ocurre al revés, creo que tus comentarios han pasado de ser inteligentes y ácidos (casi siempre en contra de lo que escribía, pero era lo de menos, me gusta el debate), a parecer meros ejercicios de un troll principiante.
    En cualquier caso comprenderás que, acertadamente o no, te guste más o menos, en mi blog seguiré escribiendo lo que quiera.
    Y la moderación de los comentarios, ya lo he explicado más de una vez, es por el crecimiento exponencial de comentaristas que entran solo a reventar y a insultar y no lo voy a permitir.

  4. No te ofendas, no era más que un comentario. Pero estás equivocada: la forma en que yo escribo en este blog es exactamente igual que al principio. Lo único que ha cambiado es la percepción. Jamás he sido un troll. A lo sumo un comentarista incómodo.

    • mercè dijo:

      No me ofendo para nada, es mi forma de hablar (escribir), ya deberías conocerme después de tanto tiempo 🙂
      Y no me resulta incómodo un comentario que discrepe y menos si aporta argumentos inteligentes, como tú solías hacer. Lo que sí me incomoda es la descalificación fácil.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s