Utoya: combinación letal de locura e ideología


El asesino nazi Anders Breivik

Coincido plenamente con el artículo que publica hoy Rosa Montero en El País Semanal sobre el nazi noruego que provocó la masacre de Utoya. Dice Montero que “si tu alucinación es compartida por más gente, deja de ser considerada locura“.

Personalmente creo que Anders Breivik es un psicópata y ha quedado demostrado que es frío y calculador. Hace tres años escribí un artículo en el que reflexionaba sobre los psicópatas y donde defiendo (sigo pensando lo mismo), que no podemos tratarlos como meros enfermos. La masacre de la isla de Utoya no es solo obra de un loco, sino (y esto es lo más peligroso), de un individuo con ideología ultraderechista e ideas racistas y xenófobas. La ultraderecha está avanzando de forma peligrosa en Europa y su discurso está fomentando el odio y la xenofobia. En Noruega, la presidenta del Partido del Progreso, del cual formó parte el asesino, alude constantemente a la amenaza islamista

Solo un loco psicópata podía haber producido una masacre semejante, pero yo me pregunto qué porcentaje de responsabilidad tienen las ideas ultraderechistas y los voceros que las propagan, y, como a Rosa Montero, me preocupa el certero peligro de que sean compartidas por más gente, que lo son.

Anuncios

Acerca de mercè

documentalista, bloguera, socialista y socrática convencida
Esta entrada fue publicada en fanatismo, fascismo, política, psicópatas y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a Utoya: combinación letal de locura e ideología

  1. Nunca dejará de sorprender la propensión de los socialistas a interpretarlo todo en clave ideológica -naturalmente la que en cada caso marque el gobierno de España-. La ventaja de ese método es que por obra y arte de la opinión particular todo puede atribuirse a las causas que nos parezca y a los autores que nos parezca.

    Cuando un socialista se plantea el buscar responsables para un incidente como el de Utoya, lo primero que le viene a la mente es: “¡claro, responsables ideológicos! No se preocupe usted que enseguida los encontramos!” Pero, ¿y si nos pusiéramos a buscar otra clase de responsables? De esos que tienen que responder por negligencia o con carácter subsidiario.

    Breivik tenía un permiso de armas. Para que en Noruega, que es un país muy progresista y cuidadoso con estas cosas, y además está gobernado por una coalición socialdemócrata, te den un permiso de armas, no te quiero contar la cantidad de exámenes de aptitud física y psicológica por los que tienes que pasar. Y Breivik los pasó. El funcionario que le dio el permiso de armas es responsable de la matanza, y subsidiariamente el gobierno de Noruega, por negligencia de su personal. Será el estado quien pague las indemnizaciones a las víctimas y a sus familiares.

    Lo de Mercè Perelló, su blog Opiniones y sus intervenciones en las redes sociales es algo que después de siete u ocho años solo puede calificarse de decepcionante. Toda su interpretación de la realidad es ideológica. En el mundo no hay más que ideología, todo se puede y se debe interpretar en términos ideológicos. Lo demás no cuenta para nada.

    Recuerdo que en cierta ocasión estábamos discutiendo en este mismo blog acerca de hasta qué punto se podía considerar a los del PP como herederos del bando franquista, cuando casi todos los líderes prominentes del PSOE tienen padres y abuelos que tomaron parte en el Alzamiento Nacional (Felipe González, José Bono, Fernández de la Vega, Bermejo y hasta el mismísimo José Luis Rodríguez Zapatero). La respuesta de Mercè fue que ya, todo aquello estaba muy bien, pero que los populares son herederos “ideológicos” del franquismo.

    De verdad, me quedé viendo lucecitas de colores en la pantalla del ordenador.

    Volviendo al tema del post, si a la autora del mismo y a Rosa Montero les preocupan que esas visiones -inevitablemente ideológicas- sean compartidas por más gente, a mí lo que me preocupa es la incompetencia y la responsabilidad de los funcionarios públicos. La incompetencia gubernamental, en todos los países y no solamente en Noruega, mata a más gente que el terrorismo y los accidentes de aviación.

  2. mercè dijo:

    En primer lugar Patxi, siento que pierdas el tiempo leyendo mi “decepcionante” blog (yo empiezo a pensar que lo pierdo respondiéndote una y otra vez), supongo que tienes un lado masoquista…
    Que puedan existir otras responsabilidades, como el haber dado a este tarado social el permiso de armas, no implica que no existan responsabilidades ideológicas (¿o acaso es casualidad que se pusiera a dar tiros en una isla llena de gente del partido laborista?). Como siempre, simplificas, mezclas cosas y descalificas, aunque he de confesar que, dada tu reincidencia en usar estos métodos, ya no me afectan demasiado, aunque no puedo evitar el responderte…
    Y tergiversas mis palabras a tu conveniencia. No he dicho nunca que los populares son herederos del franquismo (si lo encuentras dímelo), aunque sí es cierto que algunos, como Mayor Oreja y otros lo han defendido en más de una ocasión.

  3. Creo que todo comenzó con este entretenido post (respuesta a mi primera intervención):
    https://opiniones.wordpress.com/2010/02/18/aznar-y-su-dedo-corazon/

    En cualquier caso me vas a disculpar por la insistencia, pero en este mismo comentario vuelves a decirlo: “…no implica que no existan responsabilidades ideológicas”. Y aquí, dicho sea de paso sin el menor asomo de fastidiar, es donde estás equivocada. Porque en sentido estricto no existen responsabilidades ideológicas. Las ideas, sean del tipo que sean, no son penalizables. Se es responsable por la comisión de crímenes o actos ilícitos, pero no por tener ideas de uno u otro signo.

    Siguiendo la lógica de lo ideológico, el gobierno de Polonia podría culpar a Santiago Carrillo por el asesinato del cura Popieluszko. Carrillo puede ser culpable de otros crímenes, pero que él y otros como él hayan profesado ideas fanáticas comunistas no significa que sea responsable de que un pistolero comunista apareciese un día en la casa del sacerdote y le descerrajara un tiro entre ceja y ceja.

    Con Breivik pasa lo mismo. La responsabilidad es del funcionario que juzgó que era apto para el manejo de armas, y subsidiariamente del estado. ¿Que Breivik es responsable de sus propios actos? La cuestión está pendiente de lo que dictamine el ejercito de psiquiatras que le está examinando en este momento. Si se trata de un demente, no se podrá hablar de responsabilidad y tampoco de juzgarle. La única alternativa -y la más razonable a mi modo de ver- es recluirle de por vida en una institución.

    En cuanto a los fascistas noruegos, por muy estrafalarias y antisociales que sus ideas nos parezcan, no son más que eso, ideas. Por tener unas ideas no se es responsable de lo que otros hacen en su nombre. Sé bastante del tema porque he vivido en Alemania y conozco casos relacionados con el nacionalsocialismo, de gente ultraderechista que fue absuelta de cargos penales con arreglo a este principio: el de que las ideas no son más que eso, simples opiniones, y por lo tanto no se las puede castigar. Solo se castigan los actos criminales, pero las ideas no es que no deban serlo, es que ni siquiera admiten la noción de culpabilidad. Sostener lo contrario es pura propaganda.

    Además, debes reconocer que tú, efectivamente, SÍ tienes una visión del mundo en términos de ideología. Es un leit-motiv que se repite constantemente en casi todos tus posts.

  4. Mercè: no me gustaría originar ningún malentendido. Yo no estoy diciendo que sea algo malo la tendencia a ver el mundo en términos ideológicos, tan solo que es algo un tanto anticuado que ya no se estila. En fín, como en este asunto está ya todo dicho, lo mejor será dejarlo asi.

    Encuentro otra cosa negativa en tu post, si bien no es más que un reflejo de la actitud de los medios en torno al affaire Breivik: la exhibición del asesino en esa foto que ha dado la vuelta a todo el mundo. A las víctimas de Utoya y Oslo no las conocemos, nunca hemos visto sus caras, no son más que un número en los titulares. En cambio a Breivik se le ha convertido en una especie de estrella mediática. Sin contar con la publicidad gratuita que se le hace al fabricante del rifle de asalto que exihibe en la foto.

    Hago constar esto no con el propósito de fastidiar a nadie, sino porque es el punto de vista que he defendido en otros escritos y otros blogs.

    • mercè dijo:

      Entiendo lo que dices de la imagen del asesino, y dudé en ponerla o no, pero al final pensé que sí debía hacerlo, por mucho asco y repulsa que pueda provocar.

    • El tratamiento mediático que se le ha dado al caso Breivik, exhibiendo por doquier esas fotos en las que aparece con el rifle y su traje de neopreno cuajado de emblemas xenófobos, o bien posando con chaqueta sport, encorbatado y bien peinadete, es casi tan repulsivo como el mismo crimen. Porque con tal de vender periódicos le han convertido en una estrella mediática y en un icono gay. En cambio a las víctimas no las conoce nadie. ¿Has visto alguna vez la foto de uno de los muertos por la bomba de Oslo o el tiroteo de Utoya? Seguro que no. Y tampoco lo verás. Pero la efigie de Breivik la seguiremos viendo durante décadas.

      El gran problema es que todo este asunto se está enfocando morbosamente desde la perspectiva del agresor, y no desde el punto de vista de las víctimas. ¿A quién le importan las víctimas? Si le damos un poco de tiempo, incluso, ellas mismas acabarán siendo las culpables de su propia desgracia. Pero si miramos el tema desde la situación de las víctimas, nos daremos cuenta de lo absurda que es la argumentación habitual sobre atribución de responsabilidades. Si los fascistas noruegos hubiesen decidido convertirse a la democracia la semana anterior, ¿habría dejado Breivik de cometer su crimen? De ningún modo, antes bien se las habría arreglado para encontrar otro pretexto.

      Quienes sí habrían podido impedir la matanza fueron los psicólogos que examinaron a Breivik y no se dieron cuenta de que era un psicópata, el funcionario que le juzgó apto para tener un permiso de armas, los servicios secretos que detectaron la compra masiva de abonos para fabricar la bomba y no hicieron nada. Incluso la policía tuvo una actuación lo suficientemente incompetente como para responder por ello. Primero tardaron una hora en llegar, y después se limitaron a detener amablemente al criminal cuando este se entregó, sin pararse a pensar que un tipo tan tronado como ese podía tener ocultas otras armas o una bomba de mano.

      Por todo ello habría que responder ante un juez. Si fuéramos parientes de alguna de las víctimas lo veríamos de ese modo. Pero como somos simples consumidores de noticias e imágenes sensacionalistas, preferimos contemplar la foto de Breivik en los medios y aprovechar el suceso para hacer propaganda de nuestras creencias ideológicas favoritas.

      Que conste que lo que acabo de escribir no va por el post, sino por la actitud general ante los sucesos de Noruega.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s