El castellano: ni peligra ni ha peligrado nunca en Cataluña


El recurrente tema de la amenaza y peligro de extinción del castellano en Cataluña no es nuevo. Es un filón inagotable para la caverna mediática y el PP, que suele arreciar casualmente en vísperas de convocatorias electorales. Ahora les ha venido de perlas la sentencia del TSJC a raíz de la denuncia de tres familias. En un principio el presidente del TSJC manifestó que la sentencia solo afectará a las tres familias que denunciaron, aunque ahora pretenden obligar a la Generalitat a cambiar un modelo lingüístico que funciona perfectamente. El porcentaje de alumnos catalanes que este curso ha solicitado enseñanza en castellano es del 0,046…, lo que supone una ínfima minoría respecto a la totalidad del alumnado.

Los voceros que alimentan esta falacia suelen hacerlo desde la ignorancia o la mala fe, incluso a sabiendas de que el conocimiento del castellano por parte de los alumnos catalanes es superior a la media española y de que el modelo lingüístico catalán no segrega a los alumnos por razón de lengua. Pero eso es lo de menos para quienes denuncian sin conocimiento, aprovechando cualquier excusa y utilizando sin pudor los “Principios de la propaganda” de Goebbels, en especial el de orquestación y el de transfusión.

Nada mejor que la realidad y la experiencia para desmontar una falacia. Hace tres años copié en este blog la primera parte de una carta de un asturiano que se fue a vivir a Cataluña. Hoy copio la segunda parte, que tiene la misma vigencia que cuando se publicó (el subrayado es mío):

Pero lo peor llega cuando uno empieza a razonar sobre el tema. Entonces empiezan a surgir los argumentos absurdos y las discusiones sobre graves problemas que en Cataluña no preocupan a nadie (ni si quiera a los castellano-hablantes):
Se habla de la persecución del castellano por cosas como la obligación en rotular en catalán a pesar de que esto no es algo que afecte de ninguna manera al idioma de Cervantes (nadie impide que se rotule también en castellano).
Se habla de que la gente te habla en catalán a no ser que les expliques que no lo entienden… ¡como si tuvieran que saber automáticamente que idiomas entiende cada uno!
Se habla de esa famosa tienda donde el tendero se negó a contestar en castellano y que debo tener mucha suerte porque yo nunca la he visto, a pesar de que todo el mundo que pasa un único día en Barcelona se la encuentra.
Se habla de los niños que no entienden el castellano porque en la escuela se habla casi siempre en catalán, como si la televisión, los libros, los cómics, las revistas, los videojuegos o el cine (casi siempre en castellano) no tuvieran ninguna influencia sobre nuestra juventud.
Ninguno de los argumentos que se me han ocurrido han podido convencer más que a una o dos las personas con las que he hablado. Intento explicar que el castellano siempre está en ventaja con respecto al catalán y que las maniobras de la Generalitat están destinadas a impedir el retroceso del catalán, no a destruir el castellano. Que el catalán siempre es mucho más generoso que el castellano, ahí donde hablan cinco personas en catalán de pronto llega alguien hablando en castellano y todo el mundo empieza a hablar en castellano.
Para mantener el saludable estado de bilingüismo actual en cataluña, es necesario apoyar al catalán, el castellano (para su fortuna) no lo necesita.
Al final, uno se queda pensando que el problema es exactamente el contrario que nos están contando. Ante una generosidad infinita por parte de los catalano-hablantes, que aceptan hablar tu lengua en su tierra, tenemos una enorme intransigencia por parte de muchos castellano-hablantes. Con excepciones, yo no creo que ningún catalano-hablante quiera que se deje de hablar el castellano, de hecho la mayoría se sienten contentos de comprender una lengua que es compartida por cientos de millones de personas. Lamento sospechar que el deseo oculto de muchos castellano-hablantes es el de ver destruido el catalán.
Así que yo, que no hablo todavía catalán, debo reconocer que si existe un deseo oculto de agresión lingüística es hacia el catalán. Y si existe un posible agresor, es el castellano. Desde luego, a mi egoistamente me beneficiaría que todos los catalanes hablaran mi lengua materna, así que no creo que tenga ningún motivo para sostener esta opinión más allá que el respeto hacia la verdad.
Será que padezco del síndrome de Estocolmo

Lee la carta “Las curiosas aventuras de un castellanohablante en Cataluña

Anuncios

Acerca de mercè

documentalista, bloguera, socialista y socrática convencida
Esta entrada fue publicada en catalán, Cataluña, educación, política y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a El castellano: ni peligra ni ha peligrado nunca en Cataluña

  1. Mercè: está muy bien dejar las cosas en su sitio y contar todas las versiones de la historia. Pero para ello no es necesario utilizar recursos propagandísticos. Lo digo porque esa carta del asturiano parece tan auténtica como la del jefe indio que dijo aquello de “la tierra solo pertenece al viento”. ¿Dónde están las referencias documentales que la acreditan? No es una sana constumbre lanzar esos órdagos a la inteligencia del lector. Ya sabemos que la Web 2.0 es un terreno dominado por las opiniones particulares, pero eso no excluye que tengamos que guiarnos por el ideal supremo de la búsqueda de la verdad.

    P.D.: me pregunto por qué el autor de la “carta” no era madrileño. Habría quedado mucho más dramático.

    • mercè dijo:

      Patxi, como siempre te escondes en burdas excusas formales para no debatir el fondo de la cuestión. No tengo por qué dudar de la autenticidad de la carta y en cualquier caso no creo que sea lo más importante que sea auténtica o no, sino que lo que transmite es algo que piensa mucha gente y que le ha ocurrido. Yo nací y viví en Barcelona hasta los 28 años, así que creo que sabré algo de este tema ¿no?
      Y también hay mucha gente en Madrid que opina como este asturiano

    • Discrepo enérgicamente. Lo que tú llamas burdas excusas formales es una duda totalmente legítima sobre la autenticidad de la evidencia presentada. El fondo de la cuestión no lo discuto porque ha quedado clarito: en Cataluña no hay discriminación lingüística. Lo único que discuto es la autoridad de los medios empleados. Porque a ese misterioso “asturiano” no lo conoce nadie. No sabemos quién es ni cómo se llama, ni siquiera si ha existido realmente.

      Tú eres documentalista: ¿qué opinas del valor de un “documento” cuya autenticidad no se puede asegurar? ¿No sería más adecuado prescindir de él? Pobre causa aquella que para sostenerse necesita de testimonios anónimos. Por poner un ejemplo, el testimonio que tú misma das en tu respuesta a mi comentario vale más que la “carta” de ese enigmático “asturiano”. Si me dices que has vivido en Barcelona durante gran parte de tu vida y que no has observado el tipo de incidentes que se relatan en Intereconomía o El Mundo yo te creeré porque no tengo motivos para dudar de tu palabra. Y porque lo dice una tal Mercè Perelló Coderch que es una persona real cuya existencia nadie puede poner en tela de juicio. Pero, ¿por qué he de creer a alguien que dice ser asturiano sin más? Y otra cosa: posiblemente no sea el primer “asturiano” que demuestra esa simpatía por lo catalán, pero sí el primero que lo hace empleando un modo de escribir en castellano que incluye construcciones estilísticas propias del idioma catalán).

      Lo único que quiero decir es que la carta del asturiano es una burda falsificación. Dicho sea de paso, se da la circunstancia de que a los de las tiendas que supuestamente han tenido problemas por no rotular sí que los conocemos, con nombre y apellidos. Conocemos el nombre de sus locales y las calles de Barcelona donde se encuentran. Incluso podemos ver sus caras en Intereconomía y en Google Images. En cambio al “asturiano” no lo ha visto nadie. Y creo que tampoco lo verá jamás.

      P.D. Por cierto, aun no te he dicho que el miércoles parto para Barcelona. Me encanta la Ciudad Condal. Voy a un congreso de seguridad informática.

      • mercè dijo:

        Pásalo bien en Barcelona, no me extraña que te encante…es preciosa.
        En cuanto a si la carta es o no real te diría lo mismo que te he dicho antes, no es lo más importante, porque la carta representa la opinión de muchas personas que no se dejan influir por lo que leen o les repiten machaconamente determinados medios que se dedican a buscar esa excepción que les viene al pelo para propagarla a los cuatro vientos, sino que mantienen una postura coherente.

      • Si la carta es falsa, entonces se trata de una mera invención propagandística, y la pregunta que nos planteamos es la siguiente: ¿aquí a qué es a lo que se está? ¿A esclarecer hechos o a afirmar simples posturas ideológicas? ¿Vale todo con tal de sostener nuestros puntos de vista? ¿Incluso recurrir a testimonios inventados? Si alguien está a favor de lo segundo no me importa, pero al menos que lo deje claro.

        • mercè dijo:

          Que la carta es falsa lo mantienes tú y yo mantengo lo dicho en los anteriores comentarios y que no hace falta que repita aquí…

        • Pero Mercè: utilizar documentos como ese es un mal método y desvirtúa los argumentos que se quieran poner en favor de una causa. Más aun, con ello se reconoce que es legítimo intervenir en cualquier tipo de debate con argumentos basados únicamente en invenciones propagandísticas. ¿Es asi?

  2. Pingback: La inmersión lingüística funciona bien #Wertgonya #Wertgüenza | opiniones (de mercè perelló)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s