Corrupción: dejémonos de pactos y a limpiar


Fuente: Comisión Europea/El País

Fuente: Comisión Europea/El País

Este gráfico debería avergonzarnos. Un 95% de los españoles cree que en España la corrupción está generalizada y probablemente el 5% restante vive en la inopia. Aunque no hacía falta que nos lo dijera la Unión Europea, en un reciente informe afirman que España es uno de los países más corruptos. A ello hay que sumarle la impunidad con la que aquí se mueven los corruptos, burlándose de jueces y fiscales y la falta de transparencia que existe en todos los niveles de las administraciones públicas.

Aquí puedes ver el informe de la UE relativo a España:

españa corrupciónEn el informe quedan manifiestas, entre otras cosas:

  • La falta de transparencia
  • Los grupos de presión o lobbies campan a sus anchas sin ningún tipo de regulación
  • Se cuestiona la independencia de los órganos que deben velar por la igualdad y la justicia
  • No existe ningún tipo de norma ni mecanismo para proteger a quien se atreva a denunciar
  • La financiación de los partidos políticos es un auténtico despropósito (y ahí tenemos al PP como ejemplo)

Y así hasta 17 páginas que nos ponen de vuelta y media.

Y con este panorama, ¿pactar contra la corrupción?

Que el PP ofrezca al PSOE pactar contra la corrupción me pone los pelos de punta. Lo primero que hay que hacer para pactar contra la corrupción es tener autoridad moral para hacerlo y eso se consigue actuando de forma contundente contra esta lacra.

Por ello suscribo el comunicado que hemos lanzado desde Foro Ético:

Ante la reciente propuesta del Partido Popular a los grupos de la oposición para llegar a un pacto sobre la corrupción, así como ante otras declaraciones y propuestas que, en la misma línea, se vienen produciendo recurrentemente, Foro Ético, rechaza frontalmente este tipo de acuerdos siempre que participe en ellos un Gobierno que encarna precisamente los déficits éticos que debieran combatirse. 
Como ya hemos señalado en numerosas ocasiones, entendemos que no puede pactar las soluciones quien, secuestrando el Parlamento y negando cualquier responsabilidad política, está protagonizando y provocando los problemas. Tampoco corresponde el liderazgo de la lucha contra la corrupción a aquel que está obstaculizando la única respuesta posible, la judicial, frente a la degeneración ética en la política. 
Así, constatamos con estupor y compartiendo hastío e indignación con la mayoría ciudadana, por los casos Bárcenas, Gürtel, EREs, ITV, Palau, Noos y tantos otros, que el proceso de regeneración y de lucha decidida contra la corrupción, en cumplimiento de las resoluciones aprobadas por el propio Congreso de los Diputados, no avanza.
Frente a esa realidad la respuesta de la dirección del PSOE no puede ser, aceptar un pacto de corto alcance con el Partido Popular. Por el contrario, es imprescindible que todos y cada uno de los partidos asuman una postura clara, contundente y ejemplarizante ante la corrupción y los corruptos. 
Por ello INSTAMOS a la formulación desde la izquierda, desde posiciones progresistas, de una agenda para la regeneración ética construida desde la participación ciudadana, con la sociedad, no contra ella, y contra el sistema político que ha propiciado esta situación, no para perpetuarlo. 
PEDIMOS para ello modificar en profundidad normas esenciales como las de financiación de partidos, las del indulto, las relativas a los controles económicos-financieros y, muy especialmente, todas aquellas que dan lugar a nombramientos permeables al sistema de cuotas por partidos, contaminando organismos reguladores y socavando los más elementales principios de la división de poderes. 
No obstante, la lucha contra la corrupción no requiere sólo modificaciones legislativas. Hace falta dotar a los órganos encargados de vigilar su cumplimiento con los medios personales y materiales que precisen. No parece asumible que, por la falta de medios ni un solo problema de corrupción haya sido descubierto en los órganos de control. Es una necesidad para la Agencia Tributaria, para la Unidad de Delitos Económicos y Fiscales de la Guardia Civil, del Tribunal de Cuentas y de la Intervención de las Administraciones Públicas. Especialmente merece la pena incidir en el papel que ha de tener la Fiscalía Anticorrupción, órgano que debería estar especialmente bien dotado, con órganos en todas las Comunidades Autónomas y sin recibir presiones de la Fiscalía General del Estado ni del Ministerio de Justicia. Sin el refuerzo de los órganos de control y persecución del delito toda modificación legislativa será inocua.
Sólo la firmeza y la coherencia en la defensa e implementación de las medidas precisas podrá lograr que se recupere el crédito social de la política y las instituciones.
 
Anuncios

Acerca de mercè

documentalista, bloguera, socialista y socrática convencida
Esta entrada fue publicada en política y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s